Vómitos en gatos

Vómitos en gatos, consejos
© Paradais Sphynx

Una variada cantidad de problemas son los que pueden ocasionar vómitos en gatos, por eso hablar de este tema será solo una orientación, no olvides que siempre el apoyo con el médico veterinario es lo mejor para preservar la salud de tu gato.

Dependiendo de la presentación que tenga el vomito en gatos, se puede asumir si estamos ante un verdadero problema relacionado con la salud del felino. Cuando el vómito se presenta de manera casual y tiene contenido como bolas de pelo, no ha de ser un problema tan preocupante, pero sí se requiere estar pendiente de él para poder detectar si los vómitos se vuelven más recurrentes y observar mejor la consistencia de su contenido.

Causas de vómitos en gatos

La naturaleza del gato es ser muy limpio como bien es sabido, por lo que si se llega a acumular pelo excesivo en el interior del sistema digestivo, se verá forzado a expulsarlo a manera de vómito. El consumo de plantas o pasto del jardín también será un factor que cause vómitos en gatos, pues al ser irritantes del estómago desencadenan este tipo de respuesta.

En ocasiones la dieta juega un importante papel, ya que existen alimentos que resultan tóxicos y que no son recomendables para los felinos, a modo de ejemplo tenemos:

  • Leche
  • Sal
  • Cebolla
  • Huesos de pescado, etc.

Algo tan simple como comer demasiado rápido o en exceso, ansiedad al dejarlos demasiado tiempo solos en casa, pueden ser causantes de vómitos en gatos, por eso es muy importante llegar a conocer la causa, sobre todo si se tiene en cuenta que en determinadas ocasiones el vómito puede presentarse una o dos veces como máximo y en periodos prolongados, no siendo una respuesta que deba alarmar demasiado al propietario del gato.

Tratándose de problemas más severos, existen causas relacionadas con enfermedades y que se manifiestan con vómitos en gatos:

  • Parasitosis severas
  • Infección entérica
  • Gastritis crónica
  • Colon irritable
  • Diabetes mellitus
  • Obstrucciones en aparato digestivo por objetos extraños, tumores, bolas de pelo, etc.
  • Peritonitis
  • Trauma en abdomen
  • Afecciones cerebrales (tumores, coágulos e inflamación del encéfalo)
  • Envenenamiento
  • Obstrucción de vías urinarias (común en machos)

Signos clínicos

Dependiendo de la causa, el vómito puede tener ciertas características, cuando se trata de vómitos por bolas de pelo o pasto, éstos se verán claramente en los fluidos expulsados por el minino. En otras ocasiones los vómitos en gatos se pueden observar desde transparentes, amarillentos, verdosos, espumosos, tener mal olor, contenido estomacal, comida digerida, presencia de parásitos. Cuando llega a haber una obstrucción en alguna porción del aparato digestivo, se llegan a observar vómitos sanguinolentos y también materia fecal de expulsión violenta.

Diagnóstico por el veterinario

De acuerdo al lapso de tiempo entre vómitos, la edad del animal y las propias características que pueda presentar, se debe acudir al médico veterinario para que revise lo antes posible al felino, ya que algunas causas de vómitos en gatos ya mencionadas pueden poner en peligro su vida, además de el riesgo de deshidratación e inanición por regurgitaciones constantes.

Durante la consulta, el médico veterinario suele recabar toda la información necesaria para tratar de encontrar la causa que está provocando vómitos en el gato. Tratándose de gatos caseros es importante descubrir dentro del hogar alguna sustancia que el minino haya podido ingerir, ya que en mucho casos es la causante de que el animal presente una ligera intoxicación, incluso un envenenamiento más peligroso. Los gatos que viven libres, es decir, en el exterior de la vivienda, será más complicado llevar un control, por lo que el examen físico y pruebas de laboratorio son de gran ayuda para que el médico veterinario pueda descubrir la causa de los vómitos en gatos.

Entre las pruebas que suelen realizarse para diagnosticar la causa de los vómitos tenemos la química sanguínea, biometría hemática (hemograma), medición de electrolitos, radiografías, ecografía, ultrasonido, análisis de excremento, examen general de orina, lavados gástricos, evaluación toxicológica y laparotomía exploratoria.

Soluciones ante vómitos en gatos

Si los vómitos no se presentan de forma constante y no son recurrentes, es decir, solamente se deben a que el gato ingirió pasto, plantas, su pelo, o sufrió una leve intoxicación alimentaria, se pueden tratar de una manera relativamente fácil. Por ejemplo, el veterinario suele prescribir medicamentos que protegen la mucosa del intestino, antihistamínicos o medicamentos para bloquear las toxinas, cambio a una dieta adecuada y balanceada, ayuno hasta por 12 o 24 horas, mínimas cantidades de suero oral, desparasitantes, etc.

Cuando se acuda a consulta y el gato es evaluado con demasiada deshidración, posiblemente será necesario que permanezca en observación veterinaria, administrar fluidos intravenosos que van a ayudar a que recupere los electrolitos que ha perdido durante los episodios de vómitos.

En base a los resultados de los análisis y los estudios realizados, el veterinario puede instaurar terapia vía intravenosa con medicamentos antieméticos, protectores de mucosa intestinal, inhibidores de secreciones gástricas, microalimentación, entre otros, para ayudar a que el organismo del gato se estabilice, sobre todo en aquellos casos en que sea necesaria alguna intervención quirúrgica en función de la gravedad que reviste el animal.

No olvides que para suministrar algún medicamento al gato debes consultar antes que nada al médico veterinario.