Transfusión de sangre en gatos, indicaciones y aspectos de la técnica

Transfusión de sangre en gatos
Lindsey Turner/CC BY 2.0

La transfusión de sangre en gatos es un procedimiento al que habitualmente se recurre en el ámbito de la clínica y la cirugía veterinaria. Su principal objetivo es la recuperación de los componentes de la sangre para garantizar el suministro de oxígeno a los tejidos y preservar los mecanismos de coagulación.

Para la transfusión de sangre en gatos es necesario considerar las particularidades de la especie no solo durante el procedimiento sino también en la extracción y  manejo de la muestra. Comentaremos las principales indicaciones de la transfusión de sangre en gatos y los distintos aspectos vinculados a la técnica.

Grupo sanguíneo y anticuerpos naturales

El grupo sanguíneo representa una forma de clasificar los diferentes tipos de sangre presentes en humanos y animales. En medicina veterinaria esta clasificación tiene en cuenta específicamente ciertas proteínas ubicadas en la membrana de los glóbulos rojos, las cuales reciben el nombre de antígenos eritrocitarios.

En la sangre del gato, los antígenos eritrocitarios están conformados por el grupo A, B y AB. Una primera y muy interesante particularidad de la especie es que, a diferencia del perro, el gato desarrolla anticuerpos contra los grupos opuestos poco tiempo después de nacer. De esta manera, un gato cuyo antígeno de superficie lo ubica en el grupo sanguíneo B presentará -al mismo tiempo y desde sus primeras semanas de vida- anticuerpos reactivos contra los antígenos A y AB.

La prevalencia de los grupos sanguíneos en gatos depende de la raza y la zona geográfica. Sin embargo, se ha comprobado que el grupo predominante corresponde al A y, por el contrario, el grupo AB es bastante infrecuente.

Los animales con grupo A poseen anticuerpos naturales anti B, cuya respuesta es débil y por ende con poco significado clínico. Los animales del grupo B, por el contrario, reaccionan contra el antígeno A de forma marcada, y son los responsables de las complicaciones por incompatibilidad en las transfusiones de sangre en gatos mal manejadas.

Transfusión de sangre en gatos

Como hemos mencionado, la transfusión de sangre en gatos es un recurso utilizado habitualmente para el abordaje terapéutico de casos clínicos o en diferentes procedimientos quirúrgicos. Esta valiosa herramienta busca garantizar el aporte de oxígeno a los tejidos, y/o preservar la hemostasia (coagulación) mediante la reposición de una parte o la totalidad de los componentes de la sangre según sea el caso.

Indicaciones de la transfusión de sangre en gatos

Dentro de las principales indicaciones para la transfusión de sangre en gatos, se destacan: hemorragias agudas resultantes de traumas, procesos tumorales (como ruptura de hemangiosarcoma de hígado o de bazo) o fracturas múltiples; hemorragias crónicas por sangrado de tumores ulcerados; anemias y recuentos bajos de glóbulos o plaquetas asociados a cáncer, tratamientos quimioterápicos o diversas enfermedades de base.

Otras indicaciones para transfusión de sangre en gatos incluyen enfermedades hepáticas o tumores que provoquen una disminución en la concentración plasmática de los factores de la coagulación.

Prueba de compatibilidad

La medicina veterinaria cuenta con diferentes preparados para ser transfundidos de acuerdo a lo que se necesite. Así, es posible realizar la transfusión de sangre completa, concentrados de glóbulos rojos, o productos específicos utilizados para recuperar las células y demás factores involucrados en la hemostasia. Sin embargo, para la reposición de glóbulos rojos es necesario recurrir previamente a pruebas específicas que garanticen la compatibilidad entre donante y receptor.

En la especie felina, la prueba de compatibilidad debe realizarse antes de cada transfusión debido a la presencia de los anticuerpos naturales que ya comentamos. Esta prueba incluye una fase de tipificación -identificación de los tipos sanguíneos- y la fase conocida como reacción cruzada o “Cross Match”.

La reacción cruzada determina la presencia o no de anticuerpos en el plasma del receptor hacia el grupo sanguíneo del donante, y viceversa. De todas formas, es importante recordar que una reacción cruzada compatible no garantiza la ausencia de reacciones adversas frente a los restantes componentes del producto transfundido.

Consideraciones del donante y la toma de muestra

Elegir el animal a partir del cual se tomará la muestra es una de las consideraciones más importantes dentro de la transfusión de sangre en gatos.

Además de la compatibilidad sanguínea mencionada, es necesario que el animal donante cumpla los siguientes requisitos:

– Que sea un animal adulto joven, con buen estado de salud y peso mayor a cinco kilos;

– Que posea desparasitaciones y vacunas al día, sea de vida interior (gato indoor) desde el nacimiento y como mascota única;

– Que esté libre de leucemia e inmunodeficiencia felina, hemobartonelosis y demás enfermedades transmitidas por vectores frecuentes (endémicas) de cada región.

En cuanto a la extracción de sangre en el gato, es importante recordar que no es una especie dócil, y que obliga muchas veces a recurrir a sedantes específicos para poder tomar la muestra.

Tanto la toma de la muestra como el material utilizado y el procedimiento de transfusión propiamente dicho deben realizarse siguiendo las más estrictas pautas de asepsia.