Terapias problemas comportamiento gatos y otras enfermedades mentales

© Paradais Sphynx

Cualquier criador responsable ha de adaptar a los gatos a un entorno doméstico cercano al ser humano, el entorno puede ser variado, bien por el hecho de tratarse de gatos de interior, es decir, sin transitar fuera de la vivienda, o aquellos que van a permanecer en un entorno más libre, en la medida que tiene salidas al exterior.

La socialización a una edad temprana es determinante para educar al felino doméstico con total seguridad: manipulación desde cachorro, acostumbrarlo a los ruidos cotidianos, a otros animales, incluso a otras personas.

En muchas ocasiones una falta de educación y socialización provoca problemas comportamentales en el gato y es necesario recurrir a un especialista para la aplicación de terapias basadas en diferentes técnicas, y cuya meta final es la adaptación del gato al entorno que en un primer momento se le plantea hostil o inadecuado; también las técnicas en procesos terapéuticos de comportamiento felino ayudan a aminorar determinados comportamientos del gato, que son molestos para el propietario, aunque normales o naturales para el propio felino; incluso ayudan a tratar ciertas dolencias relacionadas con enfermedades mentales.

Técnicas veterinarias quirúrgicas

– Lobotomia: consiste en seccionar los péndulos olfativos del gato, hoy en día esta técnica está desaconsejada, ya que son procesos demasiados dañinos e incluso irreversibles para el gato.

– Esterilización: aconsejables para evitar comportamientos molestos de felinos domésticos en épocas de celo. Técnica que debe realizarse en la edad de pubertad, resuelve problemas de agresión y marcaje.

– Onicofalangoectomia: desgarre o extracción quirúrgica de las uñas del gato, procedimiento actualmente en deshuso por los efectos negativos que puede conllevar: dolor, dificultad de movimientos, agresividad…

Terapias que modifican el comportamiento del gato

– Terapias comportamentales: educar al gato mediante refuerzos positivos o negativos a través de llamadas con distintas tonalidades. Condicionamiento basado en premio o castigo en función de su comportamiento. Habituación, sobre todo en gatos con fobias, responden a comportamientos de evitación o huida ante ciertas situaciones pocos tolerables para el minino.

– Terapias  cognitivas: muy popularizadas en los últimos tiempos, sobre todo el uso de feromonas, tienen efectos calmantes ante lugares desconocidos o poco gratos para el felino. Se consigue que el entorno sea más favorable y, en consecuencia, mejora el comportamiento del animal.

Las terapias basadas en el juego también son un buen estímulo para socializar y acomodar al gato a diferentes ambientes, además enriquece creativamente la relación entre propietario y el minino.

Fármacos que modifican el comportamiento felino

Existen muchos preparados y se utilizan para el tratamiento de enfermedades mentales, ansiedad, depresión, etc., a modo de ejemplo citamos algunos medicamentos bastantes interesantes:

– Desinhibidores: se consigue una mayor capacidad de acción en el comportamiento del gato.

– Benzaminas: utilizadas para lograr que el minino mejore su actividad y comportamiento.

– Ansiolíticos: utilizados para disminuir la ansiedad y todas las consecuencias negativas que lleva aparejada, por ejemplo, las benzodiazepinas. La trioxazina también son muy positivas en tratamientos de ansiedad felina.

– Antidepresivos: como es el caso de los tricíclidos utilizados para el control de la micción y en trastornos de territorialidad. Los tetracíclidos son una buena opción para gatos que presentan casos importantes de ansiedad.

Terapias alternativas a la medicina tradicional felina

En los últimos años se han implantado nuevas técnicas alejadas de la medicina tradicional, pero utilizadas también por muchos profesionales veterinarios, ya que son también una alternativa que pueden aplicarse en terapias de comportamientos felinos, o como medio complementario en el tratamiento de enfermedades, como es el caso de la aromaterapia veterinaria, acupuntura, fitoterapia, homeopatía, etc.