Sordera en gatos, clasificación, causas y manejo del gato sordo

Sordera en gatos

La sordera en gatos es una afección habitual que se presenta por múltiples causas y bajo diferentes formas clínicas. Puede aparecer en animales de cualquier raza, sexo y edad, siendo el deterioro auditivo del gato anciano una de las formas más frecuentes y fáciles de reconocer.

Existen algunos signos o cambios de comportamiento del animal que nos permitirán sospechar de sordera en gatos.

Veamos sus causas, clasificación y los signos de sordera en gatos.

Estructura y funciones del oído en el gato

Para comprender la importancia y el impacto de la sordera en gatos, resulta conveniente comenzar con una breve descripción de la anatomía y funcionamiento del oído en esta especie.

El oído se considera un órgano complejo que, además de permitir la audición, participa en el equilibrio y el control espacial de animales y humanos.

Puede dividirse en tres porciones fácilmente identificables: el oído externo, el oído medio y el oído interno.

Oído externo

El oído externo está representado por el pabellón auricular, que es la porción visible ubicada a ambos lados de la cabeza del animal, y el conducto o canal auditivo. Estas estructuras están compuestas por diferente proporción de cartílago, piel, pelo y glándulas productoras de cerumen.

En el pabellón auricular de los gatos se inserta una gran cantidad de músculos que lo convierten en una estructura extremadamente móvil. Cada pabellón incluso puede moverse en forma independiente, capturando los sonidos desde diferentes direcciones. Estos sonidos o vibraciones sonoras viajan luego por el canal auditivo hasta la membrana timpánica. La membrana timpánica o tímpano es la estructura que marca el límite entre el oído externo y el oído medio.

Oído medio

El oído medio contiene, entre otras cosas, una serie de huesos muy pequeños conocidos como martillo, yunque y estribo.

Estos huesos se encuentran unidos mediante delicadas articulaciones, y su estrecha relación permite que las vibraciones sonoras viajen desde el tímpano al oído interno.

Oído interno

El oído interno contiene la cóclea, el vestíbulo y los conductos semicirculares.

El vestíbulo y los conductos semicirculares forman el sistema vestibular, el componente auditivo responsable del equilibrio. Este sistema se encuentra altamente desarrollado en el gato, lo que explica la agilidad y destreza espacial característica de la especie.

En la cóclea, las ondas sonoras mecánicas se convierten en estímulos eléctricos, y esa información es luego conducida e interpretada en el sistema nervioso central.

Importancia de la audición en el gato

La audición en el gato es extremadamente aguda. Es un recurso sensorial importante para la supervivencia de la especie, ya que le permite comunicarse con el ambiente, cazar y detectar peligro, entre otros.

Como hemos mencionado, el oído confiere también al gato un desarrollado sentido del equilibrio que le permite trepar árboles y muros, ir tras sus presas o evadir alguna amenaza.

La importancia de ambos recursos para esta especie permite comprender el impacto que una lesión o deterioro de las estructuras auditivas produce en su conducta.

Veamos los diferentes tipos y causas de sordera en gatos.

Clasificación y causas de sordera en gatos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se refiere a la sordera como la pérdida de la capacidad de oír. Como ocurre en las personas, en los gatos esta pérdida puede presentarse en forma parcial o total y a su vez en uno o ambos oídos (uni o bilateral respectivamente).

La sordera en gatos puede clasificarse también de acuerdo al tipo de daño y el momento de su aparición.

Sordera central y periférica

De acuerdo a las estructuras del oído que se encuentran afectadas, la sordera en gatos puede definirse como central o periférica.

La forma periférica, también llamada conductiva, se presenta cuando la pérdida en la audición se debe al daño o deterioro de las estructuras más externas del sistema auditivo: oclusión externa, perforación de la membrana timpánica, infección del oído medio y alguna ruptura o alteración en los huesos de la cavidad timpánica.

La forma central es denominada también sensorioneural, y se presenta ante un mal funcionamiento o deterioro en el componente nervioso de la audición. Este daño puede ocurrir en la zona de los receptores auditivos, las vías de conducción o las estructuras centrales encargadas de procesar la información.

Sordera congénita y adquirida

A su vez, la sordera en gatos puede manifestarse al momento o cercana al nacimiento, o desarrollarse posteriormente durante la edad adulta del animal. Se trata entonces de la sordera en gatos de tipo congénita o adquirida respectivamente.

La forma congénita puede ocurrir por causa genética heredada, también como consecuencia de un daño tóxico o viral durante el desarrollo uterino del gato.

Existe incluso un gen asociado al pelaje blanco, ojos azules y sordera congénita en gatos, aunque es importante aclarar que no todos los gatos blancos de ojos azules son o serán sordos.

En cuanto a las causas adquiridas, estas pueden ser a su vez temporales o permanentes dependiendo del tipo y grado de daño. Entre las más habituales se incluyen infección, inflamación crónica, trauma, exposición a ruidos fuertes, drogas ototóxicas, tumores cerebrales y el daño o la degeneración de las estructuras auditivas debido a la vejez.

Detección de la sordera en gatos

Cuando la sordera en gatos ocurre de manera parcial o unilateral, su detección en la clínica veterinaria o la advertencia de la misma por parte de los propietarios es algo más dificultosa. Generalmente estos gatos logran compensar y adaptarse al deterioro auditivo, mediante el desarrollo o la agudeza de los sentidos restantes.

Cuando la sordera en gatos es bilateral y se manifiesta durante el nacimiento, puede también resultar difícil detectarla porque el animal afectado resuelve su dificultad, por ejemplo guiándose por sus compañeros de camada para perseguir objetos o personas.

La sordera adquirida en su forma avanzada y bilateral del animal adulto puede advertirse con mayor facilidad debido a los cambios de comportamiento.

En la degeneración auditiva debido a la edad, por ejemplo, se podrán apreciar diferentes señales o cambios de conducta que nos harán sospechar de sordera en gatos: falta de respuesta a los llamados, mostrarse más reactivos o agresivos por no advertir el acercamiento de personas u objetos, menor interacción social, entre otros.

Cuidados del gato sordo

En todos los casos de sordera en gatos, es importante considerar ciertos recaudos para evitar posibles accidentes.

A pesar del proceso de adaptación propio de la especie, estos gatos están más vulnerables y expuestos a peligros que lo habitual.

Debemos contemplar ser cuidadosos y recurrir a señales visuales para acercarnos y advertirles de nuestra presencia.

Evitaremos también las salidas al exterior, ya que tendrán menor capacidad de respuesta ante cualquier nueva amenaza o peligro en el ambiente.

Convivir con un gato sordo, en cualquiera de sus formas, requiere de paciencia y cuidados especiales, que serán sencillos de realizar y velarán por su tranquilidad y el bienestar del animal.