Estomatitis linfocítica plasmocítica en gatos, presentación y opciones terapéuticas

Estomatitis linfocítica plasmocítica en gatos
Eric Isselée (sp.depositphotos.com)

La estomatitis linfocítica plasmocítica en gatos es una enfermedad inflamatoria de la cavidad oral felina, de aparición frecuente en la clínica veterinaria. Su mecanismo es todavía incierto, pero se reconocen muchos factores que pueden actuar simultáneamente dando lugar a lesiones de grado variable en encías, lengua y paladar.

La estomatitis linfocítica plasmocítica en gatos (también llamada “complejo gingivitis – estomatitis”) afecta animales de cualquier raza y edad, pudiendo coexistir con otras enfermedades de base.

Describiremos sus formas clínicas, factores asociados y las diferentes propuestas terapéuticas para su control.

Cavidad oral o bucal del gato y enfermedades más frecuentes

Dentro de las enfermedades de la cavidad oral, la estomatitis linfocítica plasmocítica en gatos representa la condición de mayor dificultad para su tratamiento. Sin embargo, el patrón lesional que la caracteriza suele coexistir con otras afecciones frecuentes de la cavidad bucal de gatos que obligan a abordar el tema como un complejo más que una única entidad.

Entre las afecciones mayormente vinculadas, se encuentran: la enfermedad periodontal y la lesión resortiva odontoclástica.

La enfermedad periodontal es sin duda la afección más frecuente de la cavidad bucal de los gatos. Afecta las piezas dentarias y los elementos blandos circundantes que las sostienen. En su desarrollo intervienen características propias del animal y agentes infecciosos.

La patología comienza con la formación de una placa sobre la superficie del diente (placa dental) formada por bacterias, células muertas y glucoproteínas (proteínas unidas a azúcares). Sobre esa misma placa precipitan sales de calcio que gradualmente producen el característico sarro de los dientes.

El sarro avanza y toma contacto con la encía causando inflamación en la zona marginal del diente (gingivitis marginal). De no atenderse a tiempo, el proceso inflamatorio progresa pudiendo afectar el hueso y los elementos de sostén de la pieza dentaria.

En cuanto a la lesión resortiva, se trata de una afección de origen incierto. Se lo asocia a una reacción de los odontoclastos (células que reabsorben la matriz del diente) sobre la placa dental anteriormente mencionada, lesionando a nivel del cuello del diente.

Signos y lesiones asociados a estomatitis linfocítica plasmocítica en gatos

El nombre “linfocítica plasmocítica” de este tipo de estomatitis en gatos, se debe principalmente a las características histopatológicas de las lesiones vinculadas.

Si bien el origen de la enfermedad no está del todo esclarecido, algunos autores la asocian a una reacción inflamatoria severa frente a antígenos desconocidos de la superficie del diente. Otros refieren un componente bacteriano que despierta una respuesta inmunitaria celular específica.

La descripción histológica de las lesiones incluye células del tipo linfocitos y gran cantidad de plasmocitos (células plasmáticas).

En cuanto a las lesiones y aspecto clínico general del animal, podemos encontrar: gingivitis (inflamación de encías), disfagia (dificultad para comer o deglutir), salivación profusa y pérdida de peso.

Dentro de la cavidad bucal, las lesiones suelen presentarse en forma simétrica. Pueden encontrarse desde una línea roja inflamatoria en encías, hasta procesos proliferativos y hemorrágicos en lengua y orofaringe (faucitis úlceroproliferativa).

Hay marcada enfermedad periodontal que afecta principalmente molares y premolares, y el análisis radiológico puede mostrar pérdida de masa ósea.

Si la enfermedad progresa, las lesiones se volverán extensas y de características friables (que se deshacen fácilmente) provocando más dolor e inflamación.

Enfermedades vinculadas a lesiones de la cavidad oral en gatos

Para el abordaje terapéutico de la estomatitis linfocítica plasmocítica en gatos deben considerarse varios factores.

Dos entidades muy bien estudiadas que predisponen a enfermedades de la cavidad oral en gatos son VIF (virus de la inmunodeficiencia felina) y VILEF (virus de la leucemia felina). En individuos afectados, la inmunosupresión causada por estos virus puede predisponer a lesiones orales severas o infecciones de cavidad bucal con microorganismos oportunistas.

Por lo tanto, junto con otras enfermedades de tipo metabólicas, su existencia es lo primero que debe descartarse al momento de iniciar un tratamiento oral específico.

Opciones terapéuticas para la estomatitis linfocítica plasmocítica en gatos

La terapia convencional de la estomatitis linfocítica plasmocítica en gatos debe incluir o considerar las diferentes enfermedades orales frecuentemente asociadas.

El tratamiento farmacológico deberá contar con antibióticoterapia e inflamatorios de tipo corticoides.

Deberá realizarse el aseo de cada pieza dentaria, así como la evaluación del compromiso individual y su grado de fijación al hueso a través de estudios radiológicos.

En el caso de verse afectada su fijación en forma severa, deberá considerarse extraer la pieza dentaria y toda raíz retenida que pueda causar inflamación y recidivas posteriores.

Es importante recordar que estas enfermedades representan procesos inflamatorios de tipo crónicos y, al mismo tiempo, muy dolorosos.

Bajo este concepto, debemos considerar una terapia con analgésicos opiáceos, además de antiinflamatorios no esteroides de uso frecuente en medicina veterinaria (meloxicam, piroxicam).

Pronóstico y control de la estomatitis linfocítica plasmocítica en gatos

El pronóstico de la estomatitis linfocítica plasmocítica en gatos dependerá del tiempo transcurrido, la gravedad de las lesiones y la presencia de enfermedades concomitantes.

La presencia de abscesos en la raíz de los dientes, inflamación del hueso circundante (osteomielitis) y la confirmación diagnóstica de VIF y VILEF, se encuentran entre los cuadros de mayor complejidad.

Paralelo al tratamiento farmacológico, es muy importante contar con la colaboración del propietario para el mantenimiento de la limpieza de los dientes del gato. La higiene se realizará en lo posible en forma diaria, cepillando cada diente con antisépticos bucales como clorhexidina en solución al 2 %.

El cumplimiento del protocolo y los chequeos frecuentes ayudarán a conservar las piezas dentarias, evitando o retrasando la reaparición de complicaciones, y mejorando en conjunto la calidad de vida del animal.