Derrame pleural en el gato, sus causas y manejo clínico

Derrame pleural en el gato


El derrame pleural en el gato representa un aumento en la cantidad del líquido contenido en la membrana que recubre los pulmones. Se trata de un signo común a muchas enfermedades que son características de la especie felina.

El derrame pleural en el gato puede comprometer seriamente su capacidad respiratoria. Describiremos su mecanismo, manejo clínico y las causas más frecuentes.

Descripción y funcionamiento de la pleura

La pleura es una membrana serosa que se extiende entre la superficie interna de la caja torácica y el contorno pulmonar. Histológicamente está compuesta por un epitelio simple de células planas, sostenidas por un estroma de tejido conectivo elástico rico en vasos sanguíneos, linfáticos y terminales nerviosas.

La membrana pleural se encuentra a su vez dividida en dos láminas, las cuales llevan el nombre de la superficie que contactan. Se identifica entonces como pleura parietal a la hoja que recubre la pared del tórax, y pleura visceral a aquella que reviste los pulmones. El espacio comprendido entre ambas hojas se reconoce como espacio pleural. Este espacio es, más precisamente, una cavidad virtual cerrada que alberga líquido pleural en escasa cantidad.

La presencia del líquido pleural hace posible el deslizamiento entre ambas láminas durante la expansión pulmonar y con ello los movimientos respiratorios básicos.

Formación de líquido pleural y derrame

El líquido pleural se produce por filtración desde los capilares pleurales y es reabsorbido por los vasos linfáticos. Se trata de un mecanismo equilibrado que mantiene constante la cantidad y concentración del fluido dentro de los parámetros normales.

Diferentes mecanismos pueden conducir a un acúmulo del líquido pleural, el cual puede verse alterado a su vez en concentración y en aspecto. Este incremento puede responder entonces a un exceso en su producción o un descenso en la cantidad reabsorbida. Entre los mecanismos involucrados se encuentran: una mayor permeabilidad en los capilares, cambios en la presión sanguínea y la obstrucción de los vasos linfáticos.

Existe una gran cantidad de trastornos o enfermedades propias de la especie felina capaces de causar derrame pleural en el gato.

Derrame pleural en el gato y causas asociadas

Como hemos mencionado, el derrame pleural en el gato constituye un signo y no una enfermedad en sí misma. Existen muchas afecciones que pueden cursar con derrame pleural en el gato, y cada una de ellas produce un incremento de líquido en el espacio pleural de concentración y aspecto variable. Entre las causas más habituales de derrame pleural en el gato se destacan las infecciones, la enfermedad cardíaca, diferentes tipos de neoplasias y la enfermedad hepática o digestiva.

La enfermedad hepática y digestiva pueden provocar derrame pleural por falta de síntesis o pérdida de proteínas, respectivamente. Las proteínas, principalmente las albúminas, son las responsables de la llamada “presión oncótica”. La presión oncótica es la fuerza que atrae el líquido hacia el interior del compartimento vascular; es una fuerza que contrarresta el efecto positivo de la presión hidrostática y contribuye así a mantener la sangre dentro del vaso. La disminución de las proteínas plasmáticas -conocida como hipoproteinemia- produce entonces la extravasación de líquido y el consecuente derrame pleural.

El líquido pleural característico de estos procesos se conoce como trasudado puro, de color claro a amarillento, aséptico (sin microorganismos) y con escasa cantidad de células y proteínas en su composición.

Entre los tumores asociados a derrame pleural en el gato se encuentra el linfoma, el hemangiosarcoma y los tumores mamarios. Junto con la enfermedad cardíaca congestiva de tipo crónica y la hernia diafragmática, los procesos tumorales producen trasudados modificados de aspecto ligeramente turbio y rosado, con contenido proteico y celular. A su vez, las neoplasias pueden cursar con exudados inflamatorios o derrame tipo sanguinolento.

La peritonitis infecciosa felina es una de las causas infecciosas más comúnmente asociadas a derrame pleural en el gato. Esta enfermedad se presenta con derrame pleural tipo inflamatorio, aséptico y con gran contenido de proteínas.

Otras causas de derrame pleural en el gato

Otras causas de derrame pleural en el gato son el trauma torácico, la infección pulmonar, los trastornos de la coagulación, la ruptura del conducto torácico, etc. Dependiendo del origen, el contenido pleural predominante podrá verse amarillo (séptico), sanguinolento o blanco lechoso (linfa).

Signos y consideraciones de manejo

El manejo del derrame pleural en el gato comienza con su diagnóstico temprano por medio de la interpretación de los signos, la inspección y la auscultación del animal. Entre los signos asociados a derrame pleural en el gato podemos observar letargo, pérdida de peso, intolerancia al ejercicio, tos y dificultad respiratoria en diferentes grados.

Una vez estabilizado el animal, tiene lugar la búsqueda y tratamiento de la causa base mediante recursos complementarios de la clínica de pequeños. La extracción del líquido pleural mediante la técnica conocida como toracocentesis constituye un método paliativo y diagnóstico: la descompresión pulmonar mejora la capacidad respiratoria mientras que la muestra obtenida permite evaluar la composición del líquido para acercarnos a la causa del trastorno.

El abordaje terapéutico debe incluir la atención de la enfermedad de base así como la garantía permanente en la calidad de vida del animal afectado.