Conjuntivitis en gatos, causas y agentes infecciosos

Conjuntivitis en gatos
Eric Isselée (sp.depositphotos.com)

La conjuntivitis en gatos es una respuesta inflamatoria de la membrana que recubre la superficie interna de párpados y gran parte del ojo. Sus causas pueden ser variadas, pero en los gatos se vinculan principalmente a agentes infecciosos.

La conjuntivitis en gatos involucra procesos más complejos asociados a enfermedad respiratoria, lo que deberá ser tenido en cuenta al momento del tratamiento.

Mencionaremos las diferentes causas y presentaciones de conjuntivitis en gatos.

Conjuntiva y respuesta inflamatoria

La conjuntiva es una membrana muy delgada, transparente y vascularizada, con importantes funciones protectoras y lubricantes oculares. Se extiende sobre la superficie interna del ojo cubriendo desde el borde libre de los párpados hasta su límite con la córnea, así como en ambas caras del tercer párpado. Entre los párpados y el globo ocular, se repliega formando el saco conjuntival tanto superior como inferior.

En el ojo, la conjuntiva participa en la defensa frente a microorganismos, la producción de lágrimas y la reparación de heridas. Sus células inmunitarias responden ante procesos infecciosos, disponiéndose bajo la forma de folículos linfoides.

Por su parte, las células caliciformes presentes sobre su superficie elaboran la fase mucosa de la secreción lagrimal, participando de esta manera en la humectación y lubricación del ojo.

Esta membrana habitualmente transparente, se torna muy reactiva ante la presencia de agresiones locales de la superficie ocular o como respuesta a trastornos de tipo sistémicos. Sus vasos sanguíneos son delgados y pequeños, pero ante diferentes estímulos aumentan en cantidad y grado de repleción (hiperemia).

Esta intensa actividad vascular, junto con la presencia de exudados serosos, mucosos y/o purulentos, señalan un proceso inflamatorio agudo que deberá abordarse siempre más allá de los límites del ojo.

Causas de conjuntivitis en gatos

A diferencia de lo que ocurre en perros, las conjuntivitis en gatos responden a causas primarias y principalmente infecciosas. Esta inflamación de la conjuntiva suele asociarse a microorganismos diversos como virus y bacterias.

Si bien la superficie ocular alberga una flora normal de bacterias y hongos, los agentes patógenos causales de conjuntivitis están bien reconocidos y suelen coexistir con signos de enfermedad respiratoria.

Mencionaremos los más importantes.

Complejo respiratorio y conjuntivitis en gatos

Los principales agentes causales de conjuntivitis en gatos, forman parte de un complejo mayor de enfermedades respiratorias propio de la especie conocido como complejo respiratorio felino. Además de conjuntivitis, esta entidad suele cursar con signos más o menos complicados como rinitis (irritación nasal), úlceras bucales y neumonía.

Entre los microorganismos mejor estudiados se encuentran el virus del herpes felino tipo uno (HVF-1), calicivirus, clamidias y micoplasmas.

Conjuntivitis por clamidia y micoplasma

Tanto clamidia (particularmente Chlamydiophila felis) como micoplasma (Mycoplasma felis) pueden aparecer como agente único, presentarse juntos o acompañando la infección viral.

La clamidiasis se encuentra asociada a complejo respiratorio únicamente en gatitos, mientras que en adultos ocurre en forma aislada.

El micoplasma es un agente oportunista, cuya presencia puede a su vez predisponer a otras infecciones de tipo bacterianas.

Ambos son sensibles al tratamiento con antibióticos del grupo de las tetraciclinas.

Conjuntivitis de origen viral

Básicamente nos centramos en dos, herpesvirus y calicivirus.

Virus del herpes tipo uno (HVF-1)

Es el virus más frecuentemente asociado a conjuntivitis en gatos, pudiendo afectar animales de cualquier edad.

El virus produce signos oculares característicos, principalmente en gatitos, entre los que se incluyen adherencias entre párpado y conjuntiva (simblefarón) y úlceras corneales de tipo dendríticas (por su aspecto ramificado).

Además de conjuntivitis, se acompaña de estornudos y aumento de la temperatura corporal. Puede haber salivación profusa, úlceras en cavidad bucal y neumonía.

La presencia del virus puede evidenciarse en forma rápida por hisopado de conjuntiva. Sin embargo, dado que se trata de un microorganismo capaz de permanecer latente, su hallazgo no siempre lo confirma como causa del cuadro respiratorio.

El tratamiento de la conjuntivitis en gatos y la signología respiratoria incluye la administración de antibióticos (sensibles a micoplasma y clamidia), administrados tanto por vía tópica (local) como sistémica.

Debido a su alta toxicidad, el uso de antivirales se reserva para los casos de lesiones en córnea utilizándose en forma tópica.

Calicivirus

Aunque menos frecuente que el anterior, el calicivirus felino puede también provocar conjuntivitis y signos nasales. Sin embargo, la característica de este microorganismo es principalmente la capacidad de producir úlceras en lengua y paladar, así como otros signos asociados a enfermedad digestiva.

Otras causas de conjuntivitis en gatos

Fuera del complejo respiratorio felino y las diferentes presentaciones que ofrece esta entidad, existen otras causas (no infecciosas) de conjuntivitis en gatos también propias de la especie.

Queratoconjuntivitis eosinofílica

Su causa no está del todo comprendida, aunque puede asociarse a algún tipo de hipersensibilidad.

Las lesiones se alojan específicamente en córnea, en los cuadrantes laterales superior e inferior. Su aspecto es muy característico: lesiones color blanco cremoso tipo “queso cottage”.

Se acompaña de una descarga serosa, y malestar ocular que se manifiesta por espasmo de los párpados (blefarospasmo). La producción de lágrimas puede tanto aumentar como disminuir.

La citología ocular muestra gran cantidad de células de tipo eosinófilos y algunos mastocitos.

La enfermedad responde bien al tratamiento con esteroides en forma tópica.

Conjuntivitis lipogranulomatosa

Aunque poco frecuente, esta forma de conjuntivitis en gatos puede darse en animales viejos y de parpados poco pigmentados.

Se presenta en forma de nódulos lisos blanquecinos (lipogranulomas) sobre la superficie interna de ambos párpados.

Abordaje y consideraciones finales de la conjuntivitis en gatos

Por todo lo expuesto, se entiende que una conjuntivitis en gatos y demás signos de malestar ocular típicos deben atenderse más allá de los márgenes del ojo.

Además de las causas mencionadas, deberá considerarse la presencia de cuerpos extraños, neoplasias, traumas locales y afecciones de tipo sistémico como hipertensión arterial.

En la conjuntivitis en gatos de origen infeccioso, la vacunación frente al complejo respiratorio y las diferentes medidas de control sanitario podrán reducir la tasa de aparición y/o la gravedad del cuadro.

Por otro lado, efectuar los tratamientos y controles en tiempo y forma evitará el desarrollo de secuelas que alteren la visión y calidad de vida del animal.