Gato peterbald, un majestuoso minino sin pelo que te gustará adoptar

Gato peterbald
Gato peterbald
© eSchmidt – Fotolia.com

Origen e historia

El peterbald es una raza de gatos natural de Rusia, sus inicios se remontan hacia el año 1994, cuando una criadora y prestigiosa juez de gatos, Olga Miranova, decidió crear una raza sin pelo, pero con un fenotipo similar al gato oriental. Para ello cruzó ejemplares siameses y orientales con una raza de gatos de origen ruso denominada donskoy o don sphynx. Esta última raza es la que le proporcionó el gen dominante que hizo que el manto del gato peterbald mutara y luciera calvo o con un pelaje muy corto.

Al parecer la causa que provoca la desnudez en el gato peterbald es consecuencia de una mutación natural de tipo dominante. Existen las siguientes variedades:

Desnudo: sin pelo

Floc: Capa de pelo de 1 a 5 mm

Brush: Pelaje fino de longitud superior a 5 mm

Straight: Gatos que nacen con manto normal

Carácter, comportamiento y cuidados del peterbald

El gato peterbal es descrito como pacífico y tranquilo, le encanta la presencia de su dueño, de hecho le sigue a todas partes; también tolera la convivencia con niños y otras mascotas, ya que su comportamiento y carácter es bastante pacífico y sociable.

Los que nacen con pelos requerirán los cuidados típicos que precisa básicamente cualquier gato; los de capa desnuda necesitan de aseos más regulares, aunque es un gato que no produce mucho sebo. Incluso es suficiente asearlos con toallitas húmedas. El calor no es un problema para esta raza, por lo que su piel no segrega una cantidad importante de sebo cuando el termómetro sube.

Es muy importante que los peterbald calvos no pasen mucho tiempo bajo el sol, ya que su piel se broncea como la nuestra. Una vez deja de tomar sol, vuelve a su color normal, pero el broncearse no es saludable para el gatito. Si nuestro peterbald va a estar a la intemperie durante las horas de sol, tendremos que cubrirlo con un protector solar indicado por nuestro veterinario. La temperatura ambiental no deberá ser inferior a 20 grados. En época invernal es necesario abrigarlo si el animal transita por el exterior de la vivienda.

Es posible que al ver su delgadez, creamos que es un gato que come poco, pero esto es un error. Esta raza cuenta con un metabolismo increíblemente acelerado, lo que lo obliga a ingerir una gran cantidad de alimento extra para mantenerse activo y vital. Además de que la cantidad debe ser mayor que para otros gatos de su contextura, el alimento que le proporcionemos tiene que ser seco y balanceado.

La raza en sí no cuenta con problemas de salud específicos, por lo que los cuidados veterinarios tendrán que estar enfocados a las enfermedades que pueda padecer cualquier otro minino doméstico.

La esperanza de vida del gato peterbald  llega hasta los 16 años. De modo que lo podremos disfrutar durante muchos años si tomamos las precauciones necesarias para brindarle los cuidados que requiere.

Características y estándar del gato peterbald

Cuerpo: El cuerpo es de tamaño mediano, delgado y musculoso. Cuerpo alargado esbelto, sus patas largas y finas al igual que la cola y cuello. Sus dedos son también largos y finos. Las patas delanteras son rectas. Estas características convierten al gato peterbald en un gato muy elegante y estilizado, de aspecto oriental, ideal para quienes buscan una mascota bella y exótica. Su tórax y sus hombros son angostos.

Cabeza: En forma de cuña, su perfil convexo; la nariz larga y recta, frente plana y hocico fino.

Orejas: Las orejas son grandes, amplias en la base y con terminación puntiaguda

Ojos: Ojos almendrados, no prominentes, color verde; en gatos points el color ha de ser azul intenso.

Manto: Se prefieren gatos sin pelo con piel suave y flexible o aquellos que presentan una fina capa de pelo. Es deseable que el gato tenga bigotes. También presenta arrugas en la cabeza y en menor proporción por el resto del cuerpo. Todos los colores y patrones están reconocidos.