Gato oriental de pelo largo, cuidados y estándar de la raza

Gato oriental de pelo largo
Gato oriental de pelo largo
Foto: Heikki Siltala/CC BY 3.0

Origen e historia

El gato oriental de pelo largo o semilargo es también conocido como gato mandarín, javanés u oriental longair; es un gato de tipo oriental, pero caracterizado en tener un pelaje semilargo. Su manto se encuentra pigmentado por completo; esta raza de gatos fue creada por criadores norteamericanos, la selección se llevó a cabo mediante el cruce con otros felinos domésticos concretamente el gato Balinés, el oriental y el siamés.

Fue en 1983 que la TICA lo reconoció, pero no fue hasta 2002 que lo hizo el Reino Unido. Europa aún está esperando que esta belleza llegue a todos sus rincones y se popularice de manera más masiva.

Carácter, socialización, comportamiento y cuidados del gato oriental de pelo largo

El gato oriental de pelo largo, como todos los gatos orientales es un gran vocalizador, por lo que no dejará de maullar hasta que consiga la atención deseada, introvertido con extraños, le encantar jugar y mantiene gran apego a su amo, al que sigue por todas partes.

Algunos cepillados semanales son importantes para el mantenimiento de su pelaje, ya que al tener un pelaje tan largo, el gato oriental de pelo largo nunca llega a asearse por sí mismo de manera completa. Dichos cepillados son especialmente importantes sobre todo en su etapa de muda.

Su sensibilidad y percepción están tan desarrolladas que, a pesar de amar las instancias de juego con sus amos, saben cuándo retirarse si no estás de ánimo para jugar. Pero no te salvarás de proporcionarle largas instancias de mimos, ya que los adoran y los demandan con mucha frecuencia. Y es importante saber que elige a un único dueño. Por eso demanda mucha atención de una única persona, sin importar cuántas sean las que comparten el hogar con él.

El gato oriental de pelo largo es curioso y explorador.

Salud del pelilargo oriental

Son gatos que gozan de mucha vitalidad y de una muy buena salud. La prueba más contundente de ello son los dieciocho años que podemos esperar que viva. Una buena alimentación y una vida sin estrés y llena de cariño harán del gato oriental de pelo largo un minino longevo, contento y saludable.

A pesar de su pelo largo, no posee subcapa lanosa, algo que lo hace propenso a sufrir las enfermedades relacionadas con las bajas temperaturas, lo cual puede empeorar si tiene fascinación de pasar horas puertas afuera del hogar, es decir, que se mantenga en el exterior de la viviendas con climatología adversa.

Es posible que el gato oriental de pelo largo desarrolle sobrepeso, por lo que generar momentos de juego es de vital importancia para que se mantenga ágil y activo.

Estándar o características del gato oriental de pelo largo

Entre las características más importantes del gato oriental de pelo largo destacan las siguientes:

Cuerpo: El gato es de talla media, elegante, delgado y musculoso. El cuerpo es alargado y flexible. El tórax y los hombros no más amplios que sus caderas. Las patas son largas y delgadas, los pies son finos y ovalados. La cola es muy larga, delgada en la base y terminada en punta puntiaguda, el cuello es largo y delgado.

Cabeza: La cabeza en forma de cuña, esta cuña comienza en la nariz y se amplia en ambos lados de la cabeza en línea recta hacia las orejas. La nariz es larga y recta, la frente es llana. El perfil es ligeramente encorvado convexo, el hocico es fino, mentón pronunciado forma una línea vertical con la punta de la nariz.

Orejas: Las orejas son muy grandes, anchas en la base y puntiagudas. Ellas están colocadas continuando el triángulo de la cabeza. Junto con el hocico afinado le da un encanto especial.

Ojos: Los ojos son en forma almendrada y están ligeramente oblicuos en armonía con la forma de cuña de la cabeza, la distancia entre los ojos no es menos que el ancho de un ojo, el color es un verde intenso.

Manto: El manto es de longitud mediana y lustroso, tiene una textura sedosa y sin pelusa, tienen una cola bastante poblada de pelo. Todos los colores sin blanco son admitido, al menos en las asociaciones felinas más relevantes.