Origen e historia

El gato oriental de pelo largo o semilargo es también conocido como gato Mandarín, Javanés u Oriental Longair; es un gato de tipo oriental, pero caracterizado en tener un pelaje semilargo. Su manto se encuentra pigmentado por completo; esta raza de gatos fue creada por criadores norteamericanos, la selección se llevó a cabo mediante el cruce con otros felinos domésticos concretamente el gato Balinés, el oriental y el siamés.

Carácter, socialización, comportamiento y cuidados

El gato oriental de pelo largo, como todos los gatos orientales es un gran vocalizador, introvertido con extraños, le encantar jugar y mantiene gran apego a su amo, al que sigue por todas partes. Algunos cepillados semanales son importantes para el mantenimiento de su pelaje, sobre todo en su etapa de muda.

Estándar del gato oriental de pelo largo

CUERPO: El gato es de talla media, elegante, delgado y musculoso. El cuerpo es alargado y flexible. El tórax y los hombros no más amplios que sus caderas. Las patas son largas y delgadas, los pies son finos y ovalados. La cola es muy larga, delgada en la base y terminada en punta puntiaguda, el cuello es largo y delgado.

CABEZA: La cabeza en forma de cuña, esta cuña comienza en la nariz y se amplia en ambos lados de la cabeza en línea recta hacia las orejas. La nariz es larga y recta, la frente es llana. El perfil es ligeramente encorvado convexo, el hocico es fino, mentón pronunciado forma una línea vertical con la punta de la nariz.

OREJAS: Las orejas son muy grandes, anchas en la base y puntiagudas. Ellas están colocadas continuando el triángulo de la cabeza.

OJOS: Los ojos son en forma almendrada y están ligeramente oblicuos en armonía con la forma de cuña de la cabeza, la distancia entre los ojos no es menos que el ancho de un ojo, el color es un verde intenso.

MANTO: El manto es de longitud mediana y lustroso, tiene una textura sedosa y sin pelusa, tienen una cola bastante poblada de pelo. Todos los colores sin blanco son reconocidos.