Estás aquí: Inicio » Razas felinas » Mau egipcio, el gato de los faraones

Mau egipcio, el gato de los faraones

Mau egipcio
Mau egipcio
© Krissi Lundgren – Fotolia.com

Origen e historia

El mau egipcio es originario de Egipto; al parecer esta raza descienden de los antiguos gatos venerados en épocas faraónicas del Antiguo Egipto. La princesa Natalia Troubetzkoi llevó a Italia los primeros ejemplares de este tipo de raza, posteriormente, en los años 50, emigró a los Estados Unidos y fundó el criadero denominado Fátima, así comenzó el desarrollo y selección de esta casta, la cual contó, sobre todo en aquel país, con numerosos admiradores.

Carácter, comportamiento, socialización

El Mau Egipcio es sociable, juguetón, muy activo; apegado a su amo, al que le sigue por todas partes, ya que no soporta la soledad; es gran vocalizador, aunque de maullidos moderados.

Necesita entrar en confianza para mostrar todo lo cariñoso que puede llegar a ser. Sin embargo, debemos recordar que se trata de un gato con una faceta independiente y muy cazador. Por ello no conviene que comparta el techo con mascotas pequeñas como ser roedores o aves.

Cuando se aburre de su rato a solas, se convierte en un felino demandante de atención y muy mimoso. No obstante, no se siente a gusto con los extraños, algo que tenemos que tener muy presente si nuestros visitantes quieren acercarse a ellos o tomarlos en brazos, ya que no será fácil que el mau egipcio le permita hacerlo.

Cuidados del mau egipcio

El mantenimiento de su capa de pelo no ofrece dificultad, podemos cepillarlo una vez a la semana para conseguir un óptimo mantenimiento de su manto.

Dado que es una raza proveniente de África, necesita de un clima caluroso para gozar de buena salud y cumplir con su larga expectativa de vida.

Por lo demás, es aconsejable facilitarle una alimentación balanceada, control de su higiene y acudir al veterinario para su correspondientes controles.

Salud de nuestra mascota egipcia

Los cambios drásticos de temperatura hacen que su salud se vuelva frágil y vulnerable. Si podemos mantener una temperatura estable dentro del hogar y alejar al mau egipcio de las corrientes, le ahorraremos resfriados y otros problemas relacionados con el frío.

Si descuidamos su dieta, es muy probable que desarrolle obesidad. De modo que tendremos que ser muy cuidadosos con la cantidad de comida que le damos, con la calidad de esta y con no excedernos con las pequeñas indulgencias que a todos nos gusta regalarle a nuestros mininos.

El ejercicio es fundamental también. Si tiene juguetes a su disposición y si podemos dedicarle una media hora al día a hacerlo correr detrás de una piola, estaremos beneficiando sus articulaciones y su corazón.

Por último es un gato propenso a sufrir de alergias, algo que tendremos que tener muy en cuenta a la hora de darle medicamentos, ya que no los tolera a todos por igual. El asma es otra de las enfermedades típicas del mau egipcio.

Si somos cuidadosos, podremos tener a nuestra mascota egipcia hasta por dieciocho años, ya que se trata de una raza longeva.

Comprar mau egipcio, su precio en el mercado

No es fácilmente encontrar esta raza de gatos, además su reproducción reviste ciertas complicaciones, por esa razón la adquisición de un ejemplar tendrá un valor o precio alto en el mercado, posiblemente su valor medio supere los mil euros.

Estándar del gato mau egipcio

Cuerpo: El cuerpo es ligeramente alargado, de talla media y muscular, sin embargo delgado y elegante, piel suelta. Las patas son de longitud media, las traseras son más largas que las delanteras, los pies finos y un poco redondeados. La cola es de longitud media, semi amplia en la base y afinándose hacia su punta.

Cabeza: La cabeza en forma de cuña con contornos redondeados. Las mejillas no son llenas, el perfil muestra una ligera curva, la nariz es uniformemente amplia. El hocico es semilargo, no punteado. El mentón y la mandíbula inferior son firmes.

Orejas: Las orejas son de la talla media a grande y están colocadas derechas. Ellas son anchas en la base, y terminan en moderada punta, bien separadas. Las puntas pueden tener penachos de lince.

Ojos: Los ojos son grandes en forma almendrada. Ellos se encuentran ligeramente oblicuos.

Manto: El manto es de la longitud corto, denso, flexible e inclinado, tendido al cuerpo. La textura es elástica en los colores plata y bronce, fino y sedoso en el color ahumado. Los colores bronceado, plateado y humo son admitidos.

Existen las siguientes variedades de color

Bronceado

– Color de base: bronceado oscuro o claro, casi de oro; el vientre y el cuello son del marfil.

– Manchas: marrones oscuras a seal.

– Bordes de ojos y del cuero de nariz : seal.

– Cuero del nariz: rojo ladrillo.

– Almohadillas plantares: seal o marrones oscuras.

Plateado (silver)

– Color de base : blanco plateado puro.

– Manchas: negras.

– Bordes de ojos y del cuero de la nariz: negros.

– Cuero del nariz : rojo ladrillo.

– Almohadillas plantares : negras.

Negro ahumado (Black smoke)

– Color de base: humo con raíces de colores de estaño; el vientre y el cuello son más ligeros.

– Manchas: negras.

– Cuero del nariz : negro.

– Almohadillas plantares: negras.