korat, cuidados, mantenimiento y estándar

Gato Korat
Gato Korat
Foto: Heikki Siltala
Licencia: Creative Commons

Origen e historia

El gato korat es oriundo de Tailandia y es una de las razas que más tiempo lleva caminando sobre la Tierra. Se le considera un gato amuleto que trae felicidad y prosperidad a las familias que lo acojan en su morada.

En su localidad natal denominan al gato Korat Si-Sawat y es muy valorado como animal de compañía.

Occidente comenzó a disfrutar de esta raza de gatos a partir de una exposición que tuvo lugar en el Reino Unido en 1896, instancia en la cual el pequeño tailandés fue descalificado por no cumplir con los colores de la raza de los siameses contra la cual estaba compitiendo.

A Estados Unidos se importaron algunos ejemplares en 1959 y la raza ha tenido gran aceptación, de hecho muchos criadores se ocupan de pleno en la selección y cría de ejemplares; en Europa, por el contrario, el gato Korat es meno conocido, aunque en los últimos años está siendo más valorada, incluso se ha incrementado el número de ejemplares, si se tiene en cuenta determinados censos en asociaciones o clubes más relevantes.

A los efectos de conservar la pureza de la raza, los ejemplares que sean presentados en exposiciones deben exhibir constancia de ser descendientes directos de un korat nacido en la misma Tailandia.

Carácter, comportamiento, socialización

El gato korat es un pequeño felino muy Juguetón, activo, aunque no muy sociable, le gusta la calma, muy apegado a su amo. Debido a que siente una gran predilección por los ambientes de interior, resulta perfecto como un animal de compañía. Es el gato ideal para aquellos amos que necesitan desarrollar un vínculo especial con sus mascotas. Casi podríamos decir que es tan mimoso y afectuoso como un perro.

Para agregar a la lista de buenas noticias, tenemos que, en el caso de haber más mascotas en la casa o tener la intención de incorporar a otros animales en el futuro, el korat se llevará muy bien con todas ellas y el período de adaptación con sus nuevos amigos puede incluso ser más corto de lo que hubiéramos esperado para un gato.

A las características de la personalidad del Korat, debemos adicionarle la astucia y la curiosidad que lo lleva a explorar, descubrir y hacerse cada día un gato más y más experimentado. A pesar de sus momentos de ternura, también cuenta con una necesidad muy manifiesta de ser independiente y pasar ciertos momentos del día a solas.

Cuidados del gato korat

El gato Korat es una raza que no necesita de cuidados demasiado esmerados, sino que un cepillado cada 8 días es suficiente para el mantenimiento de su pelaje y así evitar la acumulación del temido pelo muerto que puede terminar generando bolas en su estómago.

Habilidades del Korat

Su potente musculatura permite al gato Korat a dar enormes saltos sin que necesite esforzarse para ello. Las trepadas a los árboles son también parte de las destrezas de esta fantástica raza de gatos.

Es importante destacar que sus instintos más primitivos lo llevan a ser un gato bastante guerrero, por lo que siempre estará alerta a la aparición de animales no deseados en el hogar en el que habita.

Salud del gato korat

Se trata de un gato con una salud privilegiada y una expectativa de vida que ronda en los dieciséis años de edad. No obstante, el fantasma de la Gangliosidosis GM1 está latente en la raza, ante lo cual el ejemplar puede padecerla o ser simplemente portador. En este último caso, lo cual se detecta mediante un examen de sangre, no habrá razones para preocuparse, ya que el gato Korat llevará una vida normal.

Estándar

Cuerpo: El cuerpo del gato Korat es de talla media, longitud media, musculoso, sólido, asombrosamente pesado para su talla. La espalda es ligeramente arqueada, las patas son firmes y musculosas, los pies son ovalados. La cola de longitud media, más gruesa en la base y afinándose ligeramente hasta su punta redondeada.

Cabeza: Cuando es visto de frente, la cabeza tiene forma de corazón con una gran separación entre los ojos. El perfil es encorvado. La nariz del gato Korat es de la longitud media y ligeramente encorvada hacia abajo (parecida a un león). El mentón y los huesos de sus mejillas son fuertemente desarrollados.

Orejas: Las orejas son grandes, anchas en la base y ligeramente redondeadas, de inserción alta. El interior de las orejas es poco poblado, el exterior si está poblado de pelos cortos y densos.

Ojos: Ojos redondos, muy abiertos, parecen demasiado grandes en proporción con su cara. Ellos son brillantes y expresivos. Un color verde luminoso es preferido para la raza Korat, el ámbar es tolerado.

Manto: El manto del gato korat es corto, lustroso y fino, apretado al cuerpo. La presencia del subpelo es bastante escasa. El manto tiene la tendencia a erizarse a la altura de su columna vertebral cuando se mueve.

Color del manto: Color del pelaje uniforme azul plateado, lustroso. En el cuerpo entero hay un tipping plateado claramente visible. Donde el manto es más corto, el brillo de plata se hace más intenso. No se admiten manchas ni rayas en su manto.

La nariz del gato Korat es de color gris azul y las almohadillas de sus patas, rosadas o lavanda.