Gato tiffany o tiffanie, el asiático de pelo semilargo

Gato tiffany o gato tiffanie
Gato tiffany o gato tiffanie
Heikki Siltala/CC BY 3.0

Te presentamos una raza de gatos integrados en el grupo de los asiáticos, aunque de origen inglés. El grupo asiático lo constituyen gatos tipo burmilla o bombay, es característico entre los americanos buscar otras coloraciones no reconocidas en este tipo de raza, de ahí que se incluyan en los que ellos denominan “grupo asiático”, generalmente son de pelo corto, aunque con excepciones como el caso del tiffanie o gato tiffany que es de pelo semilargo.

El gato tiffany o tiffanie no es muy conocido, ya que existen pocos criadores involucrados en la cría y selección de la misma, además de ser una raza no admitida en las asociaciones felinas más relevantes, pero eso no significa que se trate de gatos raros o con anomalías, simplemente son menos conocidos que otras razas felinas, muchas personas los adoran, por ello es importante tenerlos presente y darlos a conocer mejor.

Cómo surgieron: su historia

Este gato raza tiffanie se originó en Reino Unido, Londrés, allá por el año 1981, sus inicios comenzaron a través de un cruce entre un gato persa chinchilla y un burmés o birmano, su primera descendencia fue de pelo corto, ya que el pelo largo es un gen recesivo que debe estar bien definido en ambos progenitores y el burmés es un gato de pelo corto. Esa nueva descendencia de gatos de pelo corto, ya reforzada con el gen que controla la longitud del pelo, hizo que en las siguientes generaciones de gatitos comenzaran a tener pelo largo.

En realidad el tiffany o tiffanie es considerado por mucho como un burmés pero de pelo largo. La raza pese a que se inició en Reino Unidos también se extendió y desarrolló por los Estados Unidos.

Cuidados o mantenimiento del gato tiffanie

Al tratarse de un gato de pelo largo precisa de cepillados regulares para que mantengan el pelaje suave y denso, en época de muda se realizará más a menudo, de esa manera se eliminan los pelos muertos y se renueva mejor su manto. Si vemos que se ensucia demasiado, se pueden realizar baños periódicos, aunque no con demasiada asiduidad para evitar problemas de piel.

Como otras razas de pelo largo o semilargo, el gato tiffany necesita controles veterinarios para la prevención de bolas de pelo en el estómago, además de sus correspondientes vacunas y desparasitaciones.

Un gato tiffany puede llegar a vivir hasta los 18 años de edad, es una expectativa que incluso puede incrementarse, todo depende de los buenos cuidados facilitados, como es el caso de una buena alimentación balanceada, correcta higiene y no contacto con gatos pocos controlados a nivel veterinario.

Carácter y personalidad del gato tiffany

Los criadores y cuidadores consideran al gato tiffany como un gato vivaz, activo, siempre pendiente de todo lo que le rodea, le gusta jugar y es amable y cariñoso. Un tanto parlanchín y muy apegado a su amo, no le gusta la soledad. El juego es muy importante, especialmente para que pueda ejercitarse y sacar toda la energía que precisa derrochar en su vida diaria. Puede convivir en armonía con otros gatos, si bien es necesario que se conozcan correctamente para evitar problemas territoriales.

Su carácter es relajado, no es nervioso, además, si se cuida adecuadamente se socializa sin dificultad, por lo que debiera, dado todas sus buenas virtudes, merecer más demanda y por ende ser más popular, motivar su cría a la vez de ser reconocido por las asociaciones felinas con más prestigios.

Morfología. Principales características

Entre las características presentes en el gato tiffany, dado la falta de un estándar oficial, destacan:

Cabeza: La cabeza se caracteriza por ser de forma redondeada, hocico corto y bastante ancho, el mentón bien desarrollado.

Ojos: Los ojos del gato tiffany son grandes y ligeramente oblicuos, de coloración amarillo-dorado.

Orejas: Las orejas son de tamaño medianas a grandes, abiertas más en su base y con terminación redondeada, se insertan de manera que siguen las líneas de la cara.

Cuerpo: El cuerpo del gato tiffany se presenta de tamaño mediano, fuerte y compacto, con buena osamenta. Lomo recto. Su peso medio oscila entre 3,5 a 6,5 Kg, machos más pesados que las hembras.

Patas: Las patas igualmente son fuertes con buena osamenta. Sus pies redondeados

Cola: Cola tupida de pelo, de tamaño mediano a largo y empenachada.

Manto: El manto del gato tiffany es de pelo semilargo, fino y sedoso, cuello envuelto en un collar bien definido.

Variedades de colores: Colores uniformes, sepia, con marcas tabby y también sombreados.

¿El gato tiffany es la misma raza que el chantilly/tiffany?

Son consideradas como dos razas diferentes, el gato tiffany o tiffanie es un gato burmés pero en versión de pelo semilargo y de origen inglés. El chantilly/tiffany es más conocido por sus vocalizaciones que se asemejan al arrullo de una paloma, digamos que es una variante del anterior pero presenta pelo más largo y sus orígenes son americanos y canadienses.