Gato siamés

Gato siamés
© Eric Isselée – Fotolia.com

Origen e historia

El gato siamés es de origen tailandés, también se le denomina Royal Cat of Siam; en un principio era un gato reservado a la familia real, no apto para cualquier público. A partir de 1870 se empezaron a exportar algunos ejemplares a países europeos, tuvo buena aceptación, comenzando así la selección de esta hermosa raza felina.

Existen registros de la raza que datan de 1350 (Cat Book Poems), por lo que es obvio que se trata de una raza muy antigua. Su primera aparición en público se realizó en el Cristal Palace de Londres en 1871. Los primeros ejemplares fueron trasladados a Europa gracias a diplomáticos que trabajaban en Bangkok, como es el caso de Sir Owen Gould, con su primera pareja de gatos siameses Pho y Mia, criaron con éxito y de su descendencia nacieron los primeros campeones en el año 1885. Auguste Pavie también importó algunos ejemplares a Francia.

El primer estándar del gato siamés fue publicado en el año 1892 por parte de la GCCF. En 1901 se creó el primer club felino del siamés en Iglaterra (Siamese Club de Inglaterra).

Una característica muy peculiar del gato siamés, es el hecho de que los gatitos nacen completamente blancos y en torno a los cinco días comienzan a ser visibles las marcas points, no obstante la coloración definitiva se fija a partir del año de edad. Pueden cambiar de color dependiendo del ambiente al que estén expuestos, con bajas temperaturas se tornan más oscuros que si permanecen en áreas menos frías.

Gracias al gato siamés se desarrollaron otras razas felinas como es el caso del balinés Oriental Shorthair y Oriental Longhair.

Cuidados de los gatos siameses

Prefieren ambientes cálidos, no le gusta el frío. Los cepillados semanales son suficientes para que el pelaje esté en óptimas condiciones. Precisan de higiene en ojos, orejas, también su correspondiente corte de uñas. Un control veterinario es importante, para revisiones periódicas y mantener un cuadro de vacunaciones. Se aconseja su esterilización, ya que son muy precoces sexualmente, adquieren la madurez adulta demasiado joven, y los celos suelen ser bastante frecuentes, ocasionando molestias por comportamientos inadecuados, vocalizaciones, etc.

Carácter, comportamiento, socialización

El gato siamés es un animal muy extrovertido y gran vocalizador, mantiene una voz ronca y fuerte; su carácter también es fuerte, además es muy territorial con otros gatos, aunque bastante sociable con los humanos, de hecho suelen coger mucho cariño a su amo, ya que no le gusta la soledad, por lo demás, son gatos muy activos y juguetones.

Gato siamés precio

El precio es variable, sobre todo si se tiene en cuenta la finalidad que se va a dar al gato siamés, los ejemplares destinados a concurso y reproducción son bastante más costosos que si se adopta este pequeño felino con fines de compañía, en este último caso pueden adquirirse ejemplares desde 300 euros o incluso inferior, si se compra directamente a particulares; animales de criaderos suelen tener un precio mayor.

Características, descripción y estándar del gato siamés

Cabeza

La cabeza en forma de cuña o triángulo. La cuña comienza en la nariz y se amplia en ambos lados en línea recta con las orejas. Mirado de perfil mantiene un cráneo levemente convexo,  los carrillos colgantes están admitidos en ejemplares machos.

La nariz del gato siamés es larga y recta, la frente plana, hocico fino, el mentón pronunciado, forma una línea vertical con la punta de la nariz. El stop no está definido por la estructura recta de su nariz y la frente aplanada.

Las orejas son muy grandes, amplias en la base y en forma puntiaguda. Ellas están colocadas siguiendo los lados triangulares presentes en su cabeza.

Los ojos son almendrados y están colocados ligeramente oblicuos en armonía con la forma de cuña de la cabeza. La distancia entre los ojos no es menos que el ancho de un ojo. El color es un azul intenso. Los ojos son de mediano tamaño.

Cuerpo

El gato siamés es de talla media, elegante, delgado y musculoso. El cuerpo es alargado y flexible, tórax y hombros no más anchos que las caderas. Si bien gozan de buena musculatura, la osamenta es fina.

Su peso medio oscila entre 3 a 6 Kg. El gato siamés presenta una morfología con apariencia oriental. Aunque existen varios tipos, como es el caso del americano de cabeza en forma de triángulo isósceles, su cuerpo es muy longilíneo; el inglés, más bien de tipo intermedio, caracterizado por una cabeza en forma de triángulo equilátero y un cuerpo menos estilizado; el denominado tipo antiguo (Apple Face), en el que la cabeza es más bien en forma de manzana, es decir, más redondeada; finalmente, el Thai, es una línea alemana, también de tipo antiguo, con cabeza redondeada y cuerpo más robusto.

Extremidades

Las patas del gato siamés son largas y delgadas, las pies finos y ovalados, su cola es muy larga, delgada en la base y terminada en forma puntiaguda. El cuello es largo y delgado y se presenta un poco arqueado. La osamenta y musculatura de las extremidades son ligeras y elegantes.

Manto

El manto es muy corto y lustroso, pegado al cuerpo, de textura sedosa y carece de pelusa o subpelo. Es un gato pointed, en algunas asociaciones se reconocen todos los colores. La capa pigmentada en las partes distales del cuerpo se desarrolla lentamente y se expresa definitivamente cuando el gato es adulto. El oscurecimiento del color del cuerpo especialmente en los flancos puede ser tolerado.

Todos los gatos siameses mantienen colour-point y las marcas distales (en patas, cara, orejas y cola) han de ser muy nítidas en relación con es resto del cuerpo. La gama de colores son variados, destacamos algunos, especialmente los clásicos presentes en el gato siamés:

  • Seal point: tonalidad marrón oscuro en las marcas distales, más claro en el resto del cuerpo.
  • Blue point: marcas azules bajo un fondo blanco azulado.
  • Chocolate point: marcas chocolates y cuerpo máfil.
  • Lilac point: es un diluido del chocolate, las marcas son rosadas bajo un fondo marfil.
  • Red point: marcas oro y fondo melocotón.
  • Tortie point: gen ligado al sexo y presente este patrón solo en hembras, pueden presentar tonalidades anteriores con el añadido de parches color naranja.
  • Tabby point: son los que aparte de sus correspondientes colores, también presentan rayas en cara y extremidades.
  • Particolor: presentan manchas blancas en las coloraciones anteriormente mencionadas.