Gato lykoi: un felino doméstico que la naturaleza nos regaló

Gato lykoi
Gato lykoi
Foto Silvia Pampallona (cedida por Alessio Pasquini)

Cuando nos topamos con una mascota tal como el gato lykoi, también conocido bajo el apodo de “gato lobo”, tendemos a pensar que se trata de una hibridación de la cual el ser humano ha sido artífice de la mano de la ciencia. Sin embargo, esta belleza ha sido nada menos que producto de una mutación genética a cargo de la naturaleza, y el resultado es un espectáculo para la vista y un regalo para el corazón de los amantes de los felinos en casa.

Origen del gato lykoi

Fue el estado de Tennesse el que fue testigo del nacimiento de este precioso gatito con aspecto tan extraño como adorable. ¿Cómo ocurrió? De forma espontánea e inesperada, un gato doméstico de los más corrientes que estamos acostumbrados a ver, manifestó una mutación genética de carácter recesivo y esto dio origen a esta nueva especie de felino, la cual vino al mundo de la mano de una madre negra. Esta camada fue el punto de partida de una raza de gatos que es cada vez más buscada por las familias que desean un minino de los llamados “raros” en casa.

Los criadores no tardaron en ver la oportunidad de comenzar a criar a quien fuera más tarde llamado gato lykoi, cuya palabra significa “lobo” en griego, pero tuvieron la precaución de apoyarse en la Universidad de Tennesse, institución que les brindó asesoramiento profesional para valorar que el carácter raro de su pelaje no es debido a ningún tipo de enfermedad.

¿Por qué se decidió darle el nombre de gato lobo? No es difícil percatarse del motivo al mirar su imagen plasmada en una fotografía: su rostro pequeño y peludo y su pelaje largo y desaliñado parecen ser la viva estampa del feroz dueño de las estepas. No obstante, es indispensable dejar bien claro que no existe parentesco genético alguno entre ambos.

Gato raza lykoi
Gato raza lykoi
Propiedad Alessio Pasquini

Carácter y personalidad del gato lykoi

No podemos dejarnos amedrentar por su aspecto un tanto aterrador, ellos son un verdadero encanto de mascota. Los entendidos han llegado a comparar su carácter con aquel que desarrollan los perros. ¿Por qué? Porque varios de estos ejemplares han sido capaces de reconocer su nombre al ser llamados y de incluso acudir ante la persona que lo pronuncia.

Es muy común que al enfrentarse a un extraño o a un nuevo miembro de la familia, aflore la parte más tímida de la personalidad del gato lykoi, pero no demorarán en familiarizarse con la persona y mostrarle su mejor parte: la mimosa y la juguetona. Si queremos un gato de sofá, es decir, tranquilo y apacible, es mejor que pensemos al respecto de si esta es la raza que estamos buscando, puesto que una vez se instale en su hogar, el instinto cazador que lo impregna saldrá a la luz y empezará a explorar todo con unas tremendas ganas de hallar una suculenta presa.

La inteligencia es otro de los rasgos de su personalidad, pero las personas que quieren integrar a esta raza en su hogar lo hacen por lo cariñosos que son sus representantes.

Características físicas que lo hacen único

Ni bien posamos nuestros ojos en un gato lykoi, nuestro cerebro comienza a hacer asociaciones para identificarlo y catalogarlo, y fue así que muchas personas lo encontraron parecido a una criatura fantástica o no terrestre. No obstante, lo cierto es que esa apreciación es sólo debido a la expresión que yace en su rostro, dado que las características que lo conforman como gato son la de un cuerpo delgado, una cola fina y unas orejas algo más grandes de lo esperado para su tamaño, anchas en la base y puntiagudas en su extremo final. Su tamaño mediano lo lleva a pesar un promedio de 5,5 kilos, por lo que está catalogado como un gato de raza mediana. Los machos son más grandes que los ejemplares hembras.

Un factor que nos llama mucho la atención son sus imponentes ojos, los cuales se instalan en la parte frontal de su cabeza triangular e irradian el color amarillo de su iris , demostrando que no sólo los ojos verdes del gato tradicional ni los color cielo de los siameses, pueden igualar en exuberancia a los del gato lykoi.

El pelaje del gato lykoi

Presentan diversas tonalidades, concretamente entre amelánico o negro sólido y los criadores han sido capaces de propiciar el nacimiento de gatos de esta raza con pelajes realmente únicos. Sin embargo, la tendencia marca que el pelaje negro es el ganador. Para aportar belleza y contraste al color de la noche, cada gatito lykoi nace con un salpicado de colores claros que refrescan ese profundo manto que, sin ese matizado, sería tan inmenso como la noche misma.

Sin dudas te llevarás una muy agradable sorpresa cuando te dispongas a acariciar su desordenado manto de aspecto duro y áspero, ya que te encontrarás con una suavidad inusitada para una apariencia tan revolucionaria.

La falta de pelo parcial puede estar presente en la raza lykoi, de hecho carecen del mismo en el hocico, barbilla, área posterior de sus orejas y alrededor de sus ojos.

¿Cómo cuido a mi gato lykoi?

La alimentación es un punto neurálgico en este gato; cuando elijas una ración, esta debe ser de calidad si es que quieres evitarle los problemas que la falta de nutrientes trae. No obstante, está permitido darles algo de la comida casera que tanto les gusta, pero asegúrate de que no se encuentre condimentada.

No olvides cepillarlo una vez por semana y, cuando comienza la época de muda de pelaje, será necesario que te aboques a un intenso y prolongado cepillado diario. Tan pronto vislumbres lagañas, remuévelas con toallitas húmedas. No lo bañes a menos que se haya ensuciado mucho, ante lo cual utilizarás un champú específico para gatos.

Una respuesta a «Gato lykoi: un felino doméstico que la naturaleza nos regaló»

Los comentarios están cerrados.