Gato angora, cuidados y descripción de la raza


Angora turco, gato angora
Gato angora (angora turco)
© CallallooAlexis – Fotolia.com

Historia y orígenes

El gato angora es un gato procedente de Turquía, de ahí que también se le denomine angora turco, se extendió y popularizó por otros países gracias a los exploradores europeos como Pietro Della Valle, que llevaron algunos ejemplares a su país natal Italia. Fue muy valorado y querido por la aristocracia europea del siglo XVIII; en otros tiempos se le denominaba con el antiguo nombre de la capital de Turquía: Ankara.

Es una raza de pelo largo y ha transmitido ese carácter a la mayoría de razas de pelo largo y semilargo existentes en la actualidad.

Cauidados y socialización del gato angora

El angora turco es un gato robusto, muy activo, necesita espacio para ejercitarse; son ejemplares nobles, cariñosos, juguetones y bastante sociable. Es muy inteligente y prodiga afecto sin reparos, algo inusual para un felino. Una particularidad a considerar es que ellos eligen a su amo. En un contexto familiar, le dedicarán tiempo a todos los integrantes y se dejarán querer por grandes y niños, pero tendrán a su favorito, una persona a la que le dedicarán más atención y afecto que a los demás.

La necesidad de actividad física del gato angora es muy alta. Por lo tanto, lo mejor es adquirir al gatito con un par de juegos para gatos. Si obviamos este consejo, podremos encontrarnos en una encrucijada una vez que nuestra pequeña mascota descargue su energía en objetos de la casa o en actitudes traviesas e inquietas que pueden llegar a ponerle los pelos de punta a quienes convivan con ella.

El mantenimiento del gato angora resulta sencillo, un cepillado semanal es suficiente para que mantenga su pelaje en buenas condiciones, observe que carece de pelusa a diferencia del gato persa, con lo que en su manto no se forman nudos.

Salud

Su salud del gato angora es bastante aceptable, no obstante, debido a su pelaje puede tener predisposición a formación de bolas del pelos en el estómago, también el color blanco es producto del gen W por lo que algunos ejemplares pueden padecer de sordera.

Gato angora precio

Es un gato fácil de adquirir en la medida que existen bastantes criadores involucrados en su cría, el precio va acorde con la calidad del gato angora, pues de ello depende que reúna todos los caracteres que debe requerir su estándar, cuanto más conseguido, es obvio que su precio se incrementará considerablemente.

Carácter y comportamiento

Si tienes niños, el gato angora será su compañía ideal, ya que bajo ningún concepto es agresivo, huraño o arisco. Hay que tener algo de precaución con los extraños que nos visiten, en especial con aquellos que se sientan deslumbrados con la belleza de este gatito y pretendan alzarlo, puesto que este minino es tímido al principio. Sin embargo, una vez que decida que el visitante no representa ningún peligro, los miedos del gato angora desaparecerán y se dejará mimar y masajear con mucho gusto.


¿Sabías que esta es una de las pocas razas de gato que puedes entrenar? Si te gusta la idea, has dado con el felino ideal para ti. Hay dos puntos a favor de entrenar un gato angora; uno de ellos es que son muy listos, mientras que el otro es que le encanta participar en instancias de interacción con su dueño.

Una particularidad de esta raza es que le encanta el agua, por lo que no te extrañes si lo encuentras nadando en un estanque de tu casa. Un consejo muy válido es no perderlo de vista si es que decide incursionar en la piscina del fondo de casa.

El ambiente ideal para un gato angora

Esta raza de gatos es tan afable que resulta perfecta como primera mascota de una familia o una persona sola. Se caracteriza por ser sumamente cariñoso y dependiente de su amo, por lo que hay que tener muy en cuenta que no le gusta la soledad. El dueño de un ejemplar angora turco tendrá que estar muy dispuesto a prodigarle mimos y mucho cariño a su gatito, ya que este se los demandará.

Estándar del angora turco

Cuerpo: El gato presenta talla mediana, osamenta fina, con musculatura bien desarrollada. El cuerpo es ligeramente alargado y delgado. Las patas son largas, los pies son pequeños y ovalados, cola larga con terminación fina o más estrecha. Al tener un primer pantallazo de un felino de esta raza, lo primero que nos llama la atención es su aspecto etéreo y vaporoso. Sin embargo, debajo de ese pelaje que parece una elegante mata de plumas, se esconden unos potentes músculos que le otorgan una elegancia que lo distingue de sus congéneres felinos.

Cabeza: La cabeza del angora turco tiene una longitud media y es en forma de cuña, perfil ligeramente encorvado. El hocico es fino, largo, redondeado y sin pinch, mentón firme.

Orejas: Las orejas son grandes, de inserción alta, semianchas en la base, puntiagudas, ligeramente redondeadas en su extremo final. Ellas parecen casi transparentes, pero el lado interior está bien tupido de pelos.

Ojos: Los ojos son grandes, en forma de almendra y ligeramente oblicuos. El color de ojos del angora turco será uniforme y acorde con el color del manto.

Manto: Pelo semilargo, presenta textura sedosa, fina, tiene un manto superior lustroso, bien agarrado, sin pelusa.

Los colores chocolate y cinnamon, así como su dilución (lila y cervato) no están reconocidos en ninguna combinación (bicolor, tricolor, tabby). El colourpoint tampoco está reconocido. Todos los restantes colores y patrones son admitidos para el angora turco. Toda cantidad de blanco es igualmente permitida, tanto es así que muchas personas asocian al gato angora con un suave color blanco, conformado por largas hebras de pelo, y por sus impactantes ojos azules.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *