Devon rex, conoce esta peculiar raza de gatos

Devon rex
Devon rex
© dvr – Fotolia.com

Origen e historia

El primer ejemplar de devon rex apareció en una camada de gatos monteses en el año 1960 en Inglaterra, posteriormente, ya en edad adulta, se le apareó con una gata tricolor; así nació un gatito de pelo rizado al que apodaron Kierlee, comenzando programas de cría encaminados a la selección de esta raza.

Estos gatos se caracterizan por tener un pelaje similar al de un cordero, consecuencia de una mutación natural localizada en un gen de carácter recesivo, así como también al esfuerzo por parte de los criadores para que esta peculiaridad prevalezca en el tiempo. Este gen es responsable de retrasar el crecimiento del pelo, por lo que podemos esperar cachorros que no presenten la totalidad del pelaje hasta el año y medio de vida.

Carácter, comportamiento, socialización y cuidados

El devon rex es un gato activo, cariñoso, sociable, juguetón, apegado a su dueño, no le gusta la soledad; es friolero, precisa de fuentes de calor para combatir el frío o mantenerlo en lugares cálidos; se adapta bien a la vida en un piso, de hecho, se le puede considerar como un gato de interior, en la medida que le gusta permanecer y mantenerse en el ámbito doméstico.

Algo que debemos tener en cuenta es que se trata de una raza muy obstinada y determinada, por lo que buscará por todos los medios de conseguir ese capricho que se le ha cruzado por la mente.

Esta raza es también conocida como gato caniche, apodo que se ganó por el extraño hábito que tiene de mover la cola cuando está contento, algo que solo hacen los perros.

Tiene como costumbre instintiva el estar alerta a todo lo que ocurre a su alrededor. Si bien les gusta mucho jugar, no hay nada que iguale un buen descanso en un mullido sillón o el retozar en el regazo de su amo.

Antes de adquirir un devon rex, debes saber que este felino demandará de ti mucha atención, lo cual te lo hará saber a través de sus sutiles maullidos, así como también un buen lote de mimos. El dueño de este gato no tarda en convertirse en el centro de la existencia de esta simpática mascota que no para de dar cariño y amor.

Salud y cuidados del devon rex

Para el mantenimiento de su pelaje es necesario un cepillado semanal, por otra parte, es un gato que suda, con lo cual hay que asearlo regularmente y limpiar también sus orejas, las cuales desprende bastante cera. No sueltan mucho pelo, dato interesante sobre todo por la comodidad de mantener la casa limpia, a diferencia de otras razas que precisan una limpieza más exhaustiva, tanto de la vivienda como del mantenimiento de su propio manto.

Si bien a simple vista se nos hace un felino frágil, lo cierto es que el devon rex es un gato rústico, fuerte y resistente. Podemos llegar a disfrutar de su compañía hasta por quince años. Sus orejas pueden llegar a segregar cerumen en exceso, por lo que tendremos que estar atentos a este hecho para así limpiarlas con regularidad y también aplicarles un producto específico para mantenerlo controlado.
Alimentación del devon rex

Uno de los principales atractivos de la raza son sus líneas, las cuales dan un contorno grácil a su figura delgada. Sin embargo, si no controlamos la alimentación de nuestra mascota, este gatito tenderá a comer más de la cuenta y engordará, con lo cual desaparecerá esa estilizada imagen de la que nos hemos quedado prendados.

Estándar de la raza del devon rex

Cuerpo: El cuerpo es mediano, longitud media, musculoso, más sólido y pesado de lo que aparenta. El pecho es ancho, firme y redondeado. Las patas son largas y delgadas, los pies son finos y ovalados, cola larga, de base fina y terminada en punta ligeramente redondeada.

Patas: si se las mira con respecto al cuerpo, presentan una leve torcedura. Podemos apreciar esta peculiaridad cuando adquieren la postura de la “O”.

Cabeza: La cabeza es corta y ancha, cuya forma cuneiforme presenta contornos angulares y prominentes, los huesos de las mejillas también prominentes, bien separados. El perfil es claramente encorvado, su hocico bien definido. El mentón y la mandíbula inferior son firmes.

Orejas: Las orejas son muy grandes, de inserción baja, anchas en la base y terminado en punta ligeramente redondeada.

Ojos: Los ojos son grandes, ovalados y bien separados. El color de ojos debe ser uniforme y luminoso, además de corresponder al color del manto. Si el ejemplar es colorprint, buscaremos que tenga ojos azules.

Manto: El manto es muy corto, fino, suave y ondulado debido a la carencia de pelos de guardia o cobertura. Los bigotes y las cejas son rizados. Todos los colores y patrones son reconocidos, toda la cantidad de blanco es permitida.

Cola: es larga y firme.