Cornish rex

© biglama – Fotolia.com

Origen e historia

El primer Cornish Rex que motivó el origen de esta raza fue un gato macho denominado Kallibunker; nació en Cornualles (condado de Inglaterra) en 1950, su madre, Serena, era una gata común tricolor.

Esta raza se caracteriza por tener el pelo rizado, debido a una mutación natural, un gen recesivo, que hace que estos mininos adquieran ese pelaje tan característico.

Un gran número de criadores se dedicaron a seleccionar ejemplares para que con el transcurso del tiempo se haya ido fijando los caracteres tan significativos en esta casta. Incluso se ha utilizado como base para la creación de otras razas, como es el caso del gato sphynx.

Carácter, comportamiento, socialización y cuidados del cornish rex

El cornish rex es un gato juguetón, muy activo, cariñoso, amable, sociable, no le gusta permanecer por mucho tiempo solo; el mantenimiento de su pelaje es fácil, se recomienda un cepillado una vez a la semana. Estos gatos tiene la peculiaridad de desprender muy poco pelo, con lo que es beneficioso y cómodo para su propietario.

Estándar de la raza

CUERPO: El gato es de talla media, elegante, delgado y musculoso. El cuerpo es alargado y flexible. El tórax y los hombros no más amplios que las caderas. Las patas son largas y delgadas, los pies son también delgados y ovalados. La cola es muy larga, fina en la base y terminada en punta.

CABEZA: El cráneo en forma de cuña. El perfil es largo y recto, la frente es llana. Las almohadillas son prominentes, el mentón firme forma una línea vertical con la punta de la nariz.

OREJAS: Las orejas son muy grandes con una amplia base y puntas ligeramente redondeadas, de inserción alta.

OJOS: Los ojos son en forma almendrada y colocados ligeramente oblicuos.

MANTO: El manto es suave, como un peluche y elástico debido a la carencia de pelos de guardia (pelos de cobertura), es corto y ondulado. Los bigotes y las cejas son rizados.

Todos los colores y patrones están reconocidos. Toda la cantidad de blanco es permitida.