Cornish rex: características y descripción de la raza, cuidados y precio

Cornish rex
Cornish rex
© biglama – Fotolia.com

Origen e historia

La naturaleza y sus caprichos nos han regalado a esta maravillosa creación de gato denominada cornish rex a través de una mutación espontánea. Desde su aparición, este felino no ha hecho otra cosa que cultivar adeptos por todo el mundo.

El primer cornish rex que motivó el origen de esta raza fue un gato macho denominado Kallibunker; nació en Cornualles (condado de Inglaterra) en 1950, su madre, Serena, era una gata común tricolor.

Esta raza se caracteriza por tener el pelo rizado, debido a una mutación natural, un gen recesivo, que hace que estos mininos adquieran ese pelaje tan característico.

Un gran número de criadores se dedicaron a seleccionar ejemplares para que con el transcurso del tiempo se haya ido fijando los caracteres tan significativos en esta casta. Incluso se ha utilizado como base para la creación de otras razas, como es el caso del gato sphynx.

Carácter, comportamiento, socialización y cuidados del cornish rex

El cornish rex es un gato juguetón, muy activo, cariñoso, amable, sociable, no le gusta permanecer por mucho tiempo solo; el mantenimiento de su pelaje es fácil, se recomienda un cepillado una vez a la semana. Estos gatos tiene la peculiaridad de desprender muy poco pelo, con lo que es beneficioso y cómodo para su propietario.

De hecho, es tan familiero que no sólo presenta más demostraciones de cariño que otros felinos, sino que también disfrutan mucho del contacto con niños, con quienes pueden jugar por horas sin cansarse. Para que no resulte miedoso y terminemos perdiéndonos de todo el cariño que tiene para dar, es necesario jugar con ellos y estimularlos a aprender y divertirse.

Esta raza de gatos tiene una temperatura corporal bastante alta, lo que genera un exceso de grasitud en su piel. Para combatir este problema bastará con adaptar a la mascota a los baños habituales. Otra consecuencia de su calor corporal es que se le ensucian las orejas y las uñas, por lo que tendremos que dedicarle un tiempo a limpiarlas.

Otro cuidado importante de la raza es el de la alimentación. Una vez que superaron la etapa de cachorros, su apetito aumenta de forma considerable y, si no racionamos su alimento, engordará desmedidamente.

Educación del cornish rex

El aspecto sobre el cual tendremos que insistir en lo referente a su educación está relacionado con la voz. Sus cuerdas vocales son tan potentes que le permiten hacer un maravilloso despliegue de maullidos. Si bien las primeras veces puede incluso resultar divertido, no tardará en exasperarte cuando te muestre todo lo que su voz le permite hacer.

Puesto que son muy conscientes de que molestan, y por demás, con sus queridos agudos, no tardará en ponerte a prueba y adueñarse de espacios comunes. Por ello es que la educación, con firmeza y dulzura, debe hacerse presente desde que comience a hacer alarde de su destreza vocal.

Salud del cornish rex

La raza es fuerte y acusa una salud muy resistente. Los resfriados son comunes cuando son cachorros o muy jóvenes, lo cual es también consecuencia de la elevada temperatura de su cuerpo. Así es que mantenerlos a resguardo del frío le ahorrará esas molestias. La protección del frío es algo que no podrás pasar por alto, ya que otra particularidad del cornish rex es que no tiene pelo de guarda, que es el que los protege por debajo del manto.

Espacio ideal para el cornish rex

Es verdad que vivir en una casa con jardín es el ideal para estos gatos que tanto les gusta escalar y trepar, también debemos admitir que se adaptan de maravillas a la vida en un apartamento y pueden pasar una larga jornada en soledad sin sentirse tristes ni ansiosos.

Precio. Comprar un cornish rex

En función del país existen más o menos criadores involucrados en la cría del cornish rex, es como todo, si hay pocos el precio será más elevado que en aquellos lugares que existan más ejemplares para su venta, un animal para destinarlo a mascota o compañía puede rondar el precio de unos 700 a 800 euros. Si es para exposición el precio se elevará dado que los caracteres morfológicos que se persiguen son más trabajosos conseguirlos en su cría y selección.

Estándar de la raza

Cuerpo: El gato es de talla media, elegante, delgado y musculoso. El cuerpo es alargado y flexible. El tórax y los hombros no más amplios que las caderas. Las patas son largas y delgadas, los pies son también delgados y ovalados. La cola es muy larga, fina en la base y terminada en punta. El aspecto de galgo que presenta se debe a su fina y liviana estructura ósea, además de que ambos presentan la misma forma en el abdomen.

Cabeza: El cráneo en forma de cuña. El perfil es largo y recto, la frente es llana. Las almohadillas son prominentes, el mentón firme forma una línea vertical con la punta de la nariz.

Orejas: Las orejas son muy grandes con una amplia base y puntas ligeramente redondeadas, de inserción alta.

Ojos: Los ojos son en forma almendrada y colocados ligeramente oblicuos.

Manto: El manto es suave, como un peluche y elástico debido a la carencia de pelos de guardia (pelos de cobertura), es corto y ondulado. Los bigotes y las cejas son rizados.

Todos los colores y patrones están reconocidos. Toda la cantidad de blanco es permitida.