Gato Chartreux, el gato cartujo y su buen carácter

Gato chartreaux, gato cartujo
Gato chartreux o cartujo
© Callalloo Twisty – Fotolia.com

Origen e historia del gato cartujo

El gato chartreux es una raza de gatos muy antigua; existen diferentes hipótesis acerca de su origen, para unos serían los monjes cartujanos los primeros en seleccionarlos de entre diversos ejemplares que provenían de África, otros en cambio, consideran que su origen es el resultado del cruce entre el gato manul y el gatos provenientes del Antiguo Egipto; muchos de estos animales entraron en territorio Francés después de las Cruzadas, motivando su expansión por otros países europeos.

También debemos tener en cuenta la teoría que lo relaciona con el gato de Siria, el cual deambulaba por las zonas de montañas de Irán y Turquía, por lo que podría haber entrado a Francia abordo de los barcos mercantiles que pululaban en la época.

El verdadero programa de cría comenzaría en 1926 en Francia. Fueron los hermanos Léger los encargados de realizar las primeras selecciones cruzando gatos color azul-cenizas con gatos raza persa.

Recibe numerosas denominaciones, gato cartujo, cartujano o gato azul de Francia.

Carácter, comportamiento, socialización y cuidados del chartreux

El gato chartreux es un gato tranquilo, muy unido a su dueño, vocaliza poco, es un animal independiente, le gusta la tranquilidad, en definitiva, un curioso felino aconsejable para habitar en un piso, ya que se adapta con facilidad y las relaciones con su amo e incluso con otras mascotas suelen ser pacíficas y muy positivas. Sin embargo, no debemos preocuparnos cuando desaparezca por un rato, ya que las escapadas para explorar, o simplemente para dormir en lo alto de un árbol, no son ajenas a esta raza.

Disfruta mucho de los mimos y las atenciones, pero también reclama momentos par sí mismos que el dueño debe aprender a respetar, por lo que evitaremos invadir su descanso o simple reposo cuando se retire para gozar de su soledad.

El gato cartujo es un gran compañero para los niños, ya que le gusta mucho interactuar con ellos.

¿Por qué se lo conoce como el “gato perro”?

El gato chartreux es también conocido como “gato perro”, ya que la personalidad de cualquier can se ve reflejada en su naturaleza mimosa, tranquila y cargada de serenidad. También es conocido por ser un cazador nato y mostrarse muy afectuoso y atento con la familia que lo alberga. Sus dueños pueden atestiguar que muchas veces sienten que están en compañía de un perro más que de un independiente y emocionalmente lejano felino.

Salud y cuidados del gato chartreux

Debido a que se trata de una raza especialmente sana y resistente, los cuidados que debemos tomar con nuestro gato cartujo o gato chartreux no son otros que asegurarnos que su alimentación sea de calidad, vigilar y limpiar sus orejas porque tienden a segregar más cera que el común de los gatos y cepillarlos una o dos veces por semana.

Estándar del gato cartujo

Lo que hace al gato chartreux realmente inconfundible es su pelaje azul. Muchas son las personas que lo confunden con la raza blue British shorthair, pero ante la duda sólo tendremos que mirar su cabeza. Mientras que la de este último es redonda, la del gato chartreux presenta líneas en ángulo que le confieren una forma similar a la de un trapecio dado vuelta. Otra diferencia es la que exhibe su nariz; el británico presenta una forma curva hacia abajo que lo hace adueñarse de una nariz respingada, mientras que el cartujo es de nariz recta. Por último, los ojos totalmente redondos del británico azul se diferencian cabalmente de los ascendentes ojos del gato chartreux.

Cuerpo: Este bello felino es de talla media, cuerpo fuerte, pesado, musculoso y muy compacto. El pecho del gato chartreux es firme y ancho y los huesos que soportan toda su musculatura son grandes y fuertes. Las patas son de longitud media y musculosas, los pies redondeados y firmes, cola de longitud media y ligeramente redondeada en su punta.

Cuello: Es corto y presenta una gran fortaleza, además de contar con una gruesa mata de pelo.

Cabeza: La cabeza es ancha, con mejillas bien desarrolladas, llenas, que dan a la cabeza la forma de un trapecio invertido. Perfil ligeramente encorvado, hocico pequeño y estrecho en proporción a la cabeza. El cuello es corto y sólido.

Orejas: Las orejas del gato chartreux son de talla media con puntas ligeramente redondeadas y de inserción altas.

Ojos: Los ojos son grandes, redondos y vivos, bien separados. El ángulo exterior presenta una ligera forma ascendente que les otorga un aspecto muy elegante. El color varía de amarillo oscuro al cobre.

Manto: El manto es corto, denso y levantado ligeramente. Cuenta con una textura afelpada que hace del gato chartreux un animal que nos tienta acariciar. También tiene una abundante pelusa lanosa. Se admiten todos los matices de azul. Un azul más ligero (azul gris claro) es preferido. La nariz es color gris azulada y las almohadillas gris azuladas, rosadas o lavanda.