Gato bombay

© Eric Isselée – Fotolia.com

Origen e historia

El gato Bombay es un felino oriundo de los Estados Unidos.

La raza se originó gracias al cruce entre una gata Burmés marrón con un macho Americam Shorthair, este último presentaba un color negro, sus ojos de coloración cobre; el apareamiento se realizó allá por los años 1958, gracias a la criadora Nikki Homer. El fenotipo resultante en gatitos atrajo a los criadores y con posterioridad comenzaría un programa para perfeccionar la raza.

El aspecto de este bello gato se asemeja al de una pantera en miniatura; este fenotipo tan peculiar empezó a gustar a muchos criadores, que no dudaron en ir seleccionando ejemplares para perfeccionar y consolidar la raza, tal y como se conoce en la actualidad.

Carácter, comportamiento, cuidados y socialización del gato bombay

El gato bombay es sociable, muy activo, estable, equilibrado y juguetón; de voz dulce y suave. Tiene la cualidad de mantener mucho afecto hacia su amo, además se adapta a la vida en un apartamento con toda normalidad.

El mantenimiento del pelaje no ofrece dificultad, un cepillado semanal es suficiente para que mantenga su pelo suave y liso. En épocas de muda se debe cepillar más regularmente.

Estándar de la raza

CUERPO: El cuerpo es mediano y muscular, no grueso ni alargado, muy pesado.Las patas son de tamaño medio, los pies redondeados, tiene una cola de tamaño medio, recta, gruesa, la punta ligeramente redondeada.

CABEZA: La cabeza es redondeada, corta y ancha. Los contornos no muestran ningún ángulo puntiagudo. El perfil es claramente encorvado, el mentón y la mandíbula inferior firmes.

OREJAS: Las orejas son de talla media y ligeramente inclinadas hacia delante, son amplias en la base, las puntas ligeramente redondeadas, bien separadas.

OJOS: Los ojos son grandes, redondos y bien separados, de color cobre a dorado, el color cobre es preferido.

MANTO: El manto es muy corto, fino y de textura sedosa, pegado al cuerpo, tiene un color negro lustroso.

Gato bombay, origen y cuidados
Tu opinión importa: Valora el artículo