Bobtail japonés, peculiar gato con cola de pompón


Gato bogtail japonés, gato crisantemo o boby
Gato bobtail japonés
Foto: Heikki Siltala/CC BY 3.0

Origen e historia

El gato bobtail japonés desciende de China y Japón, prueba de ello son las numerosas representaciones de este gato aparecidas en objetos de arte provenientes del Extremo Oriente y que datan del Siglo XI; durante esa época solo la aristocracia podía poseer estos ejemplares. Se los veneraba por considerar que traían suerte y felicidad, sobre todo la variedad tricolor a la que se denominaba Mi-Ké. Tienen la característica de poseer una cola muy corta y curvada en forma de pompón, consecuencia de un gen de carácter recesivo. Existe una variedad de pelo corto y otra de pelo largo.

También se le denomina gato crisantemo o boby. En los últimos años, el bobtail japonés ha sufrido un notable crecimiento de la población, en la medida que han aumentado el número de criadores dedicado a esta raza de gatos.

Carácter, comportamiento, cuidados y socialización del gato bobtail japonés

El gato crisantemo es sociable, extrovertido y juguetón; tiene buenas relaciones con su amos, aunque con sus congéneres puede mostrarse un tanto agresivo; posee un amplio repertorio de vocalización, su voz es dulce. Se adapta con facilidad a la vida en un apartamento; el mantenimiento de su pelaje no ofrece dificultad, basta un cepillado semanal para que se mantengan liso y suave.

Le encanta la compañía de los integrantes de la familia, a los cuales invita a jugar con él de forma incansable. Tienden sentirse dueños del espacio que ocupan y de todos los objetos que en este se encuentre. De modo tal que los veremos subirse a los muebles y reposar sobre ellos según su antojo. Esta es una herencia que nos legó la familia imperial japonesa, la cual veneraba a estos gatos y los dejó sentirse los dueños absolutos del palacio en el que vivían.

Lo mejor es establecer una rutina con nuestro bobtail japonés, tanto en lo referente a la alimentación como a los juegos. Ellos necesitan mucho de una instancia de juego con sus amos y de forma diaria, así como también valoran recibir mimos y cariño.

Al ser un gato tan tierno, el bobtail japonés nos convencerá con facilidad de darle bocaditos extra como premio por su dulzura y por la forma activa que tiene de jugar. Está bien un poco de indulgencia, pero no en exceso, ya que aumentar de peso no es algo que vaya a favorecerlos.


Estándar de la raza bobtail japonés

Cuerpo: El cuerpo del bobtail japonés es de talla media, alargado, delgado, elegante y musculoso. Las patas largas y delgadas, las traseras son más largas que las delanteras, pero esto no afecta a su postura cuando está erguido, los pies ovalados, tiene una cola curvada y deberá ser más corta que 8 cm. El pelaje en la cola es más larga que en el resto del cuerpo (efecto pompón).

Cabeza: La cabeza no más larga que ancha, en forma triangular con contornos suaves, perfil ligeramente encorvado, hocico prominente y un poco redondeado.El mentón y las mandíbulas firmes. Los pómulos están muy bien definidos.

Orejas: Las orejas grandes y rectas, buena separación entre ambas, las puntas son ligeramente redondeadas y muestran una leve inclinación hacia adelante.

Ojos: Los ojos grandes, en forma de almendra, ligeramente oblicuos, su color acorde con el color del manto.

Manto: El manto puede ser corto o simi-largo, es suave, textura sedosa y casi sin pelusa.

Los colores chocolate y cinnamon, así como su dilución (lila y cervato) no son reconocidos en ninguna combinación (bicolor, tricolor, tabby). El patrón colourpoint tampoco es reconocido. Todos los demás colores son reconocidos. Toda cantidad de blanco es permitida.

Curiosidades de la raza

El bobtail japonés es tan inteligente que es capaz de reconocer su nombre y acudir a la persona que lo está llamando.

Su tendencia a perder pelo es muy baja, algo que lo convierte en una mascota práctica si vivimos en un apartamento.

Gracias a su potente y desarrollada musculatura, los saltos que puede dar son superiores a los de otros felinos, algo a tener muy en cuenta cuando nuestro bobtail japonés tiene acceso a muros colindantes con las casas de vecinos, ya que no tendrá problema en saltar sobre ellos y explorar terrenos que quizás puedan ser peligrosos para él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *