Tipos de sangre gatos, grupos sanguíneos

© Linn Currie – Fotolia.com

Existen tres grupos sanguíneos en los gatos: A, B y AB, aunque la mayoría de gatos pertenecen al grupo A. No obstante, algunas razas concretas pueden presentar una alta proporción de ejemplares con sangre B, por ejemplo, el gato raza british shorthair; sin embargo, el grupo AB es bastante infrecuente, se hereda de forma independiente, y es recesivo frente al grupo A y codominante para el B. Es importante conocer la sangre del felino para evitar casos de Isoeritrolisis neonatal por incompatibilidad sanguínea.

El grupo “A” es dominante frente a “B” y el gato puede portarlo en homocigosis (AA) o ser heterocigoto para A (AB); sin embargo, un gato del grupo sanguíneo B solo podrá tener sus alelos en homocigosis (BB).

La Isoeritrolisis se produce por ingesta de calostros en el primer día de vida de gatitos con sangre tipo A, por ejemplo, en casos de apareamientos de gatas tipo B con machos del grupo A; los neonatos que nacen con sangre A, adquieren a través del calostro anticuerpos anti-A, con lo que destruyen sus propios glóbulos rojos al reconocerlos como cuerpos extraños.

Para prevenir la Isoeritrolisis se recomienda no cruzar gatos con grupos sanguíneos diferentes; otra alternativa consiste en retirar los cachorros de la madre durante las primeras 18 horas de vida, para evitar que ingieran el calostro materno.

Conocer el tipo de sangre a que pertenece el gato es fácil de determinar con los medios sofisticados que existen en la actualidad, en ese sentido las tarjetas de identificación disponibles en muchas clínicas veterinarias son un medio eficaz para conocer de antemano el tipo de sangre que tiene el gatito.

Imaginemos la cruza entre una gata con sangre tipo B y un macho con sangre A:

 

 AA
bAbAb
bAbAb

 

Todos los gatitos nacen con sangre A, con lo que si ingieren calostro corren el riesgo de contraer Isoeritrolisis.

En el caso del que el macho fuese heterocigoto (Ab), nacerían gatos con sangre B, que no correrán el riesgo de contraer esta patología, a diferencia de los que nacen con el tipo A.

 

Ab
bAbbb
bAbbb

 

Podemos observar que el 50 % de los gatitos nacen con sangre tipo B y el resto A.