Gato bicolor o con manchas blancas

© Linn Currie – Fotolia.com

La peculiaridad de este gen radica en que el gato presenta manchas blancas en su cuerpo, por esa razón generalmente se le domina gato bicolor; para este gen se han identificado los siguientes alelos: “S”, dominante, responsable de la aparición de las marcas blancas y “s”, recesivo, que origina gatos sin manchas blancas. Se trata de un gen epistático referente a los demás colores, excepto al blanco dominante (W).

Los gatos pueden presentar una mayor o menor distribución de blanco, incluso prácticamente todo blanco a excepción de algún pelo de otro color. Así tenemos:

Blanco: a excepción de una pequeña proporción de otro color, prácticamente inapreciable.

Tuxedo: 50% de pelos blancos, el resto negro.

Particolor: 50% de pelos blancos, el resto de un color distinto al negro.

Arlequín: mucho blanco, pequeñas manchas de otro color en tronco y cola.

Van: mucho blanco, pequeña mancha de otro color en cabeza y cola.

Calzado: punta de los pies blancos.

Corbata: mancha blanca en el pecho.

Torties con blanco: gatas tortugas con pequeña cantidad de blanco.

Cálicos o mariposas: gatas tortugas con mayor cantidad de blanco.

Torby: hembras tortugas con blanco y además con patrón tabby.

Es de destacar que algunas distribuciones de manchas blancas son características de algunas razas de gatos, incluso se trasmite en la descendencia, con lo que representa un patrón característico en esos felinos; como es el caso del gato Birmano: patrón de guantes blancos, es decir, manchas blancas en los pies del minio; el patrón mitted del gato Ragdoll con su característica franja blanca que abarca desde el mentón hasta la base de su cola y sus correspondientes botas también despigmentadas. En estos dos últimos casos existen diferentes teorías sobre el origen específico de estos patrones, incluso algunos genetistas lo atribuyen a genes diferentes al bicolor.