Eumelanina, colores en los gatos

Paradais Sphynx

Una pigmentación denominada eumelanina, componente de la melanina, es la responsable de que los gatos posean un manto color negro y, en caso de no manifestarse, el gato presentaría un fenotipo color blanco.

El gen B es el responsable de la pigmentación negra, es decir, gatos con fenotipo color negro; tiene un alelo recesivo simbolizado con la letra b, se trata de una mutación que cambia el color del manto convirtiéndolo en Chocolate o castaño, a su vez, existe otro alelo recesivo frente a B y b, que transforma el manto en una tonalidad canela o castaño claro, es el alelo b1. Tanto b, como b1, al tratarse de genes recesivos, es necesario que se presenten en homocigosis ( o en el caso del color chocolate en heterocigosis para canela: bb1) para que el gato exteriorice esos mantos tan característicos.

El anterior gen se complementa con el denominado gen de dilución D, que tiene el efecto de controlar la densidad del color, su alelo “d” diluye la densidad de la pigmentación y provoca que el gato se convierta en una tonalidad azul, lila o fawn (ciervo, cervato o cinnamon). Como podemos observar se incrementa la variedad de colores en el gato; muchos gatitos llegan a presentar coloridos espectaculares; además, la dilución también puede afectar a gatos rojos, es decir, aquellos mininos que en lugar de tener pigmentación negra (eumelanina), tienen una coloración naranja (feomelanina) y en consecuencia exteriorizan un manto color crema, aunque con algunos matices: véase el gen “O”.