Cómo se desarrolla la personalidad del gato

Personalidad del gato

Significado de personalidad del gato

Lo primero que debemos saber cuando abordamos temas relacionados con la personalidad de los gatos, es su propio significado, es decir, por personalidad del gato hay que entender un conjunto de factores, bien genéticos, o mediante interacciones con sus congéneres o con las propias personas (madre, hermanos, humanos…) que va a dar como resultado el carácter y sociabilización que va a tener el animal a lo largo de sus diferentes etapas de su vida.

El tema de la personalidad del gato no es algo nuevo, ya que desde antaño se han realizado muchas investigaciones al respecto, dado el peculiar comportamiento que revisten estos animales, tal es así que incluso actualmente siguen investigaciones encaminadas a estudiar el comportamiento de felinos domésticos.

Causas en el desarrollo de la personalidad  del gato

Las causas por la que un gato desarrolle una determinada personalidad son variadas, como hemos manifestado con anterioridad, el factor genético es importante, se ha demostrado científicamente que aquellos progenitores con carácter dócil y sin dotes de agresividad son más susceptibles a tener descendencia con un comportamiento similar al de sus progenitores. Es un poco acercarnos al concepto de razas de gatos, es decir, todo sabemos, que con independencia de su morfología, cada raza tienen su comportamiento especial que, en muchas ocasiones, le hace diferente al de otros gatos. También está comprobado que gatos tímidos y más desconfiados pueden transmitir esos caracteres en la descendencia.

El ambiente es otro factor muy importante para que el gato se socialice y se críe en un entorno adecuado, si existen factores estresantes, peligros que deba afrontar, por ejemplo, ataques de perros, gatos maltratados, etc., sin duda influirá en la personalidad del gato, en la medida que se volverán más ariscos y desconfiados, también podrán mostrar dotes de agresividad.

El contacto humano, desde edad temprana, favorece la socialización en el entorno doméstico, forma su personalidad en el medio en el que habita, acostumbrándose a la presencia de su cuidador hasta contraer lazos afectivos. Si el contacto es con más personas se incrementa más su sociabilidad, al igual que si se expone a ruidos, viajes en coches u otras manipulaciones, sin duda se logrará que su personalidad sea más acorde y segura.

Algunas etapas a tener en cuenta en la personalidad del gato

Tres primeras semanas: Son vitales para su subsistencia, crea lazos afectivos con su madre, ya que comienza a responde a olores, caricias y el propio calor corporal proporcionado por la madre.

Cuarta semana: Comienza a observar e interactuar con su madre y resto de la camada, da sus primeros pasos y empieza a digerir alimento sólido.

Seis semanas: Comienza con sus rituales de juego, es decir, peleas con el resto de hermanos, empieza a tener una movilidad como la de un adulto.

Ocho semanas: Es el momento de mostrar más desconfianza frente a lo que considera extraño, responde ante amenazas, su respuesta al miedo también va madurando.

Conclusión

Si queremos adoptar conociendo de antemano la personalidad del gato, es importante conocer la de los padres, ya que el factor genético es heredable, las exposiciones tempranas a estímulos son importantes para favorecer su sociabilización. Ha de mantenerse en entornos adecuados sin factores estresantes o que presenten cierta hostilidad hacia el animal. Tendremos que saber educarlo correctamente, si queremos que en un futuro no presente problemas de comportamiento.