Estás aquí: Inicio » Etología felina » Mi gato no duerme ¿Por qué?

Mi gato no duerme ¿Por qué?

Mi gato no duerme

Cuando el gato no duerme son varios los factores que tenemos que considerar para ayudarlos a resolver ese problema. Algunas causas ambientales o enfermedades pueden originar la falta de sueño, sin embargo, es posible que existan otras razones. Así, si te cuestionas “mi gato no duerme” sigue leyendo a continuación.

Si el problema es que no duerme de noche esto se debe a que los gatos son animales nocturnos, también puede deberse a que no realice suficiente ejercicio. Es fundamental prestar atención a su comportamiento para determinar si se trata de un problema o simplemente es parte de su naturaleza.

Por qué mi gato no duerme lo suficiente

El descanso en los animales, al igual que en los humanos, es un factor que afecta directamente la salud. Vamos a estudiar las posibles causas de que el gato no duerme lo suficiente.

El gato, un animal nocturno

La naturaleza del gato es nocturna, aunque muchos animales han logrado adaptarse a los horarios humanos. Por esta razón hay que identificar si el problema es que no duerme o que no duerme de noche.

Es posible que se mantenga muy activo de noche, pero de día tenga el descanso y las horas de sueño que su organismo necesita. En este caso en realidad no existe ningún problema, es su naturaleza.

Falta de actividad

Algunos felinos no realizan ningún tipo de ejercicio físico, esto hace que no tengan sueño debido a la acumulación de energía. Los gatos tienen fama de sedentarios, sin embargo, estos animales también necesitan estímulos. Los juegos son excelentes métodos para estimularlos mental y físicamente.

No es cierto que los gatos no necesitan atención o muestras de afecto. Jugar con ellos es una gran manera de hacerlos sentir amados y atendidos. La atención es importante y necesaria también para estos animales.

Cuando los gatos no juegan o no se sienten queridos pueden entrar en estados de aburrimiento. A veces la destrucción de los objetos del hogar se debe a eso. Si el gato no duerme también es una consecuencia de la falta de actividad y de juegos.

No quiere dormir en el suelo

A muchos gatos, debido a su propia naturaleza, les gusta dormir en las alturas. Es posible que no encuentre el lugar apropiado dentro del hogar para descansar adecuadamente. Existen estructuras de gatos con diferentes niveles que son geniales para estos animales.

Una cama adecuada

Los gatos son animales exigentes, disponer de una cama que le resulte cómoda es un factor importante para su descanso. Escoger la mejor cama no siempre es fácil. Es necesario elegir una que tenga el tamaño y una estructura que sea de su agrado. Afortunadamente existe toda una diversidad de modelos para elegir el que más se adapte a las preferencias de nuestra mascota.

Es importante saber que los gatos sienten preferencia por lugares que le aporten seguridad y calor. También que puedan dar vuelta en ella para acomodarse, por lo que el tamaño es un factor importante, si es muy grande tampoco resultará tan acogedor. Si observas que tu gato tiene preferencia por tu sofá o cama y no por la suya, es posible que debas cambiarla.

¿Pasa muchas horas solo durante el día?

Es posible que esté durmiendo mientras está solo y cuando llega la compañía no desee dormir. Por otra parte estar mucho tiempo en soledad produce estados de aburrimiento, frustración e incluso pueden llegar a mostrar síntomas de estrés que altere sus ciclos normales de sueño y vigilia.

Está enfermo o adolorido

Si las causas anteriores han sido descartadas, puede ser un problema de salud el que el gato no duerme. En estos casos es bueno la opinión de los profesionales y una visita al veterinario es lo mejor que podemos hacer.

En el caso de que “mi gato no duerme” por enfermedad, la falta de sueño generalmente viene seguida de algunos síntomas que nos pueden hacer suponer que algo anda mal: maullidos, falta de apetito, conductas extrañas, etc.