Mi gato maúlla mucho ¿qué le pasa?, soluciones

Mi gato maúlla mucho
Susanne Nilsson (flickr.com)/CC BY-SA 2.0

Si bien el maullido del gato es uno de los recursos que tiene para comunicarse contigo, es decir con su humano, cuando mi gato maúlla mucho puedo llegar a sentirme molesto. Lo peor es que no sé qué hacer porque desconozco lo que le pasa. Lo cierto es que el maullido tiene muchas posibles razones, así es que tendrás que estar muy atento para averiguar la raíz del asunto, la necesidad que tu gato está experimentando y que deberás tratar de satisfacer.

Posibles razones por las que mi gato maúlla mucho

Le duele algo

Esta es la razón más básica por la cual mi gato maúlla mucho. Es posible que no solo esté padeciendo algún dolor, sino que tal vez esté enfermo. Si el maullido no se debe a ninguna de las causas que siguen debajo, es posible que tu gato necesite de una visita al veterinario. Las palpaciones pueden ayudar a identificar la zona del dolor, si es que es efectivamente la causa del maullido.

Quiere jugar contigo

Si maúlla y observas que se tira panza arriba y da zarpazos al aire, es muy probable que quiera interactuar contigo desde un vínculo de juegos. En ocasiones si se siente solo o busca compañía, puede emitir vocalizaciones para restarte al jugar o que le facilites alguna actividad que le agrade,

Tiene hambre

Las raciones de gatos vienen con una especificación muy estricta en cuanto a la cantidad que deben consumir a diario. Sin embargo, ¿nosotros comemos la cantidad exacta que nuestro dietista nos recomienda? Si tu respuesta es “no”, entonces comprenderás que mi gato maúlla mucho porque tiene esa hambre de los que están bien alimentados, pero que les gruñe el estómago por más. Pedir alimentos en forma de maullidos es una causa frecuente en los gatos domésticos, algunos incluso llegan a ponerse bastante pesado.

Quiere tu atención

Cuando estás sentado y comienza a maullarte desde el piso, ábrele un espacio en tu regazo y verás cómo allí se acomoda y se regodea con tu calor y protección. Los gatos no son tan independientes como por décadas intentaron hacernos creer. Quiero decir esto que su domesticación ha supuesto cierta dependencia con los humanos, gusta de su compañía incluso para dormir.

Mi gato maulla mucho porque está en celo

Las hembras maúllan de forma permanente, y alarmante, cuando están en celo. Su sonido es muy similar al de una sirena que se activa y de la que nadie conoce el interruptor para apagarla. La única solución para este motivo por el que mi gato maúlla mucho es esterilizarla. El celo en los gatos les hace cambiar de comportamiento, pueden abandonar su higiene, incluso tener alguna confrontación con algún miembro familiar. Por esa razón es mejor la castración, recomendado por veterinarios también para prevenir problemas relacionados con su salud.

Quiere a su mamá

Ten en cuenta que el maullido del gatito pequeño es la forma que tiene de indicarle a su mamá en dónde está. Por ende, si has adoptado a un pequeñín de menos de dos meses de edad, será necesario que atiendas sus maullidos no solo con alimentos y con la estimulación para que haga sus necesidades, sino también con tus abrazos, besos, arrumacos, mimos y palabras. Así es, todo eso necesitan de ti.

Quiere comer algo en particular

Así como a nosotros nos gustan los chocolates y otras golosinas, a ellos también les gustan ciertos alimentos que están en tu refrigerador. Tu generosidad será clave para calmar a tu minino maullante. Su olfato detecta los alimentos, es una fuente de información que utilizan antes de ingerirlo, si le agrada maullará para que se lo facilites.

Quiere que abras una puerta

Aunque parezca curioso, hasta ilógico, a los gatos no les gustan mucho las puertas cerradas. Por lo tanto, si se comunica contigo vía sonora y mira hacia una puerta, lo mejor es abrirla, o no, pero saber que ella es la causa por la cual mi gato maúlla mucho.

Su arenero está sucio

En los casos en los que va a su arenero, pero vuelve sin hacer nada y comienza a maullar, es probable que sea el momento de cambiar todo su contenido y hacerle una buena limpieza a la bandeja. De lo contrario, con independencia de su maullido, podrá hacerlo en cualquier lugar de la vivienda. Puede que tenga alguna dolencia que le impida excretar, por lo que no dudes en visitar a tu veterinario de elección.

Se está haciendo viejito

La demencia senil no es exclusiva del ser humano, los animales también la sufren. Es probable que tu gatito, conforme pasan los años, comience a sentirse perdido por la noche y a sentirse temeroso. Por lo tanto, cuando tu gato mayor de diez o doce años, adquiera el hábito de maullar por la noche, es turno de que lo consueles y lo contengas como cuando era bebito.