Aprende cómo castigar a un gato sin lastimarlo

Cómo castigar a un gato

Los felinos domésticos están en los primeros lugares de la lista de las criaturas más adorables de este planeta. Sin embargo, su lado salvaje los puede llevar a tener ciertos comportamientos que resultan inaceptables en el contexto de un hogar y una familia. Por esta razón, debemos aprender cómo castigar a un gato de forma efectiva. Esto implica realizar una acción que el gato logre asociar con su conducta y así decida no repetirla.

Es de suma importancia destacar que ningún castigo físico es recomendable, ya que la idea no es infligirles dolor, puesto que esto solo lograría asustarlos y convertir a nuestra persona en una amenaza para su óptica.

Cómo castigar a un gato sin que dañe física ni psiquicamente

Encierro momentáneo

Cuando el felino se encuentre realizando aquello que no debe, como por ejemplo arañando los lomos de los libros de la biblioteca, arrancando flores de nuestro arbusto a mordiscos o metiendo su zarpa en la jaula del canario, hay que tomarlo con firmeza, pero con más delicadeza, del cuero que cubre sus omóplatos, y llevarlo a una habitación en la que permanecerá solo durante un rato.

Por supuesto que acompañaremos esta acción que nos indica cómo castigar a un gato con expresiones de “¡No!” “¡Eso no se hace!” y otras similares.

Fin del juego

Existen gatos que tienden a morder y a arañar cuando juegas con ellos, de forma tal que terminan lastimándote. Por supuesto que dicho comportamiento merece un límite y este suele llegar a forma de castigo. Lo que se recomienda hacer en estos casos es decirle “¡No!”, de forma muy categórica y dar por terminado el juego.

Esta es una gran forma que nos enseña cómo castigar a un gato sin generarle ningún tipo de temor. En el mundo natural, también reciben esta clase de escarmientos de parte de sus padres y hermanos cuando se exceden con la energía que emplean en sus juegos. El hecho de que el juego llegue a su fin no les hace ninguna gracia a estos peluditos juguetones, por lo que irá aprendiendo dónde está el límite de la fuerza que debe emplear al morder.

Accesorios que pueden inhibir conductas no deseadas

Para lograr que nuestro minino evite conductas no deseadas podemos utilizar algunos accesorios que no les causan castigo físico, por ejemplo una simple pistola de agua, el sonido de papeles de periódicos, un silbato. Objetos que sirve para inhibir comportamientos no deseados, son efectivos si se acude a ellos en el mismo momento que el gato realice la acción no deseada.

Tips que debes seguir como una ley al castigar a un gato

En el momento

Los gatos, al igual que los perros, no tienen una memoria que les permita asociar tu castigo a su “mala” acción si es que no lo llevas a cabo en el momento. Por ello, además de saber cómo castigar a un gato, hay que saber cuándo hacerlo. Si al volver a casa te encuentras los tarros de cocina desperdigados por el piso gracias a que tu gatito los hizo volar hasta allí, de nada sirve castigarlo en ese momento, ya que nunca asociará la pena con su “crimen”.

Evita los mimos y el consuelo

A todos nos encanta mimar a nuestros mininos, para eso los tenemos ¿verdad? No obstante, todo en la vida tiene un momento y, si realmente quieres aprender cómo castigar a un gato, tienes que olvidarte de correr a mimarlo y consolarlo porque el corazón se te encogió después de haberlo regañado.