Genética del sphynx

Foto: Paradais Sphynx

A estas alturas sobra decir que el gato sphynx surge como consecuencia de una mutación natural de carácter recesivo. Su alelo hr en homocigosis produce la ausencia de pelo, así es que si se cruzan dos ejemplares carentes de pelo, la descendencia, teniendo en cuenta su genética, será toda sin pelo en la mayor parte de su cuerpo:

hr hr  x  hrhr

           hr          hr
hr     hr hr      hr hr
hr     hr hr      hr hr

Como podemos observa su genética no ofrece complicaciones en una primera toma de contacto con el gato esfinge o egipcio.

Partimos siempre de la base de considerar a un ejemplar lógicamente puro, es decir, que tenga un mínimo de cuatro generaciones de sphynx y que el pedigree sea fiable.

En el apareamiento de un gato doméstico y un gato esfinge, toda la primera generación con pelo:

Sphynx (hr hr) x gato doméstico (Hr Hr)

           Hr          Hr
hr     Hr hr      Hr hr
hr     Hr hr      Hr hr

Los gatos heterocigotos (Hr) de la camada anterior exteriorizan un manto con pelo, ya que la calvicie es recesiva; lo que ocurre es que esos gatos peludos ya portan el gen y por eso si se cruza con un sphynx, tendremos camadas de gatos desnudos en una proporción del 50%:

           Hr          hr
hr     Hr hr     hr hr
hr     Hr hr     hr hr

Hasta aquí todo está claro ya que es algo básico. El problema surge cuando de dos gatos sin pelo puedan nacer gatos completamente peludos, hay una base genética que lo explica todo:

A) Puede darse el caso de que se trate de una cruza entre un sphynx y un Don sphynx, en estos casos, toda la camada siempre sale con pelo. La genética del Don es un poco complicada, al parecer el gen es dominante y en homocigosis es letal, por eso existen dos variedades: gato Don sphynx con pelo y sin pelo. Es necesario que las cruzas sigan esa métrica, pues si se aparean dos “Don sphynx” sin pelo, toda la descendencia puede acabar muriendo. También es importante no mezclar esta genética con un sphynx, gato esfinge o egipcio, de hecho existe una creencia extendida en que este tipo de cruzas favorecen la calidad del gato esfinge, cuando en realidad se está introduciendo un gen que puede ser letal si lo portan los dos progenitores de sphynx, con lo que de darse el caso, podría ser causa de muchas bajas en futuras camadas. Se trata de un gen dominante y ocupa un locus diferente que el gen hr.

B) Otro supuesto es que el esfinge porte genética Devon o Cornish. En este caso, para comprender estas anomalías tenemos que saber un poco de genética de Devon Rex y de Cornish Rex, téngase en cuenta que los orígenes del sphynx, gato egipcio o esfinge, en lo referido a sus antepasados, se hicieron con acoplamientos de este tipo de ejemplares. Además, el gen responsable de ese manto tan especial que caracteriza a estas razas es de tipo recesivo, incluso son genes independientes e igual que el caso anterior ocupan un locus independiente.

Los alelos del Conrnish rex son los siguientes:

– R, Rr: gato con pelaje normal.
– rr: gato con pelaje Cornish.

El Devon rex presenta también los siguientes alelos:

– Re, Re re: capa normal.
– re: gato Devon.

En ambos casos la genética sigue la misma sistemática que el gato sphynx, es recesivo, por lo tanto han de portarlo ambos progenitores para que se manifieste en la descendencia.

Pero a este ejemplo es donde yo quiero llegar para que el lector vaya comprendiendo el porqué de ciertas anomalías. Veámoslo mejor con un ejemplo práctico:

Imaginemos el apareamiento de dos gatos gatos con pelaje normal, pero portadores de Cornish y de Devon:

R r Re re  X  R r Re re 

R ReR rer Rer re
R ReRR Re ReRR Re reRr Re ReRr Re re
R re RR Re reRR re reRr Re reRr re re 
r Re R r Re ReR r Re rer r Re Rer r Re re
r reR r Re reR r re rer r Re rer r re re

Observamos que saldrán gatitos Devon, gatitos Cornish, felinos con manto normal e incluso algunos con un pelaje mezcla intermedia entre las dos razas anteriores.

Si trasladamos esta previsión a la cruza entre dos sphynx portadores de genética Devon y Cornish, tendríamos las siguientes probabilidades:

– hr rr re  x  hr rr re:

hrrrre
hrhr hrhr rrhr re
rrhr rrrr rrre rr
rehr rerr rere re

Como podemos observar a parte de gatos esfinges, tendríamos gatitos Devon y Cornish e incluso con patrón intermedio, pero esto solo ocurre cuando la genética es muy cercana; en una cuarta o quinta generación ya no se cumple, de darse el caso, el problema estaría en el pedigree. Por lo tanto, entre dos sphynx nunca puede salir gatos completamente peludos, si sale, es por el hecho de que uno de los progenitores tiene pocas generaciones de sphynx y por consiguiente no es puro. Para considerar a un esfinge puro necesita un mínimo de cuatro generaciones, yo me inclinaría por cinco o seis, ya que si porta genética rex tarda en eliminarse por completo el manto (sobre todo en cola y extremidades inferiores), a diferencia de cruzas con gato doméstico, en donde si es más fácil eliminar el vello del felino.

Eso no quiere decir que esos híbridos se puedan aprovechar para futuras cruzas, de hecho en cuatro o cinco generaciones se podrían considerar como un esfinge puro.

Para explicar este fenómenos aparecieron varias teorías, ya que no existía una conclusión lógica y mayoritaria. Por ejemplo, criadores de TICA consideraba el gen Devon como dominante frente al sphynx y ocuparía el mismo locus que el gen del manto normal: Hr. En consecuencia el orden de dominancia sería: Hr, re, hr. Esta reflexión no nos ayuda a resolver el problema incial, quizás un argumento más certero consiste en considerar el gen devon en un locus distinto a el gen hr. Para otros, el fenómeno es consecuencia de la interacción de genes, en este caso la dominancia es incompleta, personalmente me inclino mejor por esta segunda teoría, sobre todo para dar una base científica a aquellos gatitos que salen entremezclados.

En la familia rex hay más razas de gatos, por ejemplo el Selkirk Rex, su genética, a diferencia de los anteriores es dominante. Pero esto aplicado en cruzas con sphynx ya es harina de otro costal…

Finalmente debemos tener en cuenta que las predicciones hay que interpretarlas sobre un número determinado de camadas y no en una camada aislada. Y que los gatos que salen tipo Devon, Cornish o mezcla de ambos, no hay que interpretarlos como gatos perfectos, ya que no están trabajados y su fenotipo varía considerablemente con respecto a un gato de criadero.