Reproducción gato esfinge

Foto: Paradais Sphynx

En la actualidad el sphynx tiende a reproducirse con facilidad a diferencia de lo que ocurría antiguamente. En los inicios de la raza, se intentaban cruzar ejemplares de gato sin pelo, es decir, se empezaron a seleccionar aquellos que habían nacido consecuencia de mutación natural, para hacer cruzas entre sí y poder lograr nueva descendencia de gatos sin pelo. No hubo éxito en esos primeros intentos de reproducción o cría, es como si un gen letal ocasionara la muerte de los gatitos que iban naciendo.

Con posterioridad, los cruces de gatos sin pelo se realizaron con otras razas felinas, consiguiéndose éxito en la nueva descendencia; nuevamente se empiezan a seleccionar para la reproducción aquellos carentes de pelo y, en este caso, al existir más variedad genética, se consigue que el apareamiento entre gatos sin pelo sea más exitoso, sin demasiado problemas en su reproducción, motivando que se consolide la raza tal y como se conoce en la actualidad.

El gato egipcio es un animal de interior con lo que entra en celo en cualquier periodo estacional, téngase en cuenta, que al vivir dentro de la vivienda, sin tener prácticamente acceso al exterior (sobre todo en invierno), disfruta de una temperatura ambiental cálida; además, cuentan con muchas horas de luz al día. Ambos factores son determinantes en cuanto la aparición del celo en los gatos.

La aparición del celo puede llegar a ser muy molesto en la convivencia familiar, no a todos los miembros les gustan este tipo de situaciones, pues vocalizan más de lo habitual, se produce el marcaje, algunos presentan conductas más agresivas, tienden a escaparse, adelgazan, etc. Si queremos un sphynx para compañía, cualquier veterinario nos aconsejará la esterilización del animal, con ello evitaremos conductas indeseadas provocadas por el celo y aumentaremos la calidad de vida del minino.

En muchos gatos esfinges o egipcios, a diferencia de otras razas, el celo se presenta más mitigado, es decir, más desapercibido; en consecuencia, no es tan molesto de cara a la convivencia social con el felino. Los que portan genética point (siamés) son más parlanchines y su ciclo reproductivo es más pronunciado y molesto.

La reproducción del gato sin pelo se desarrolla con suma normalidad, tienen un promedio de 4 cachorros (hay hembras que llegan a gestar hasta ocho); el periodo de gestación oscila entre 60 a 65 días. La madurez sexual de los gatitos se alcanza, por regla general, a partir de los ocho o nueve meses de vida. La edad idónea para la reproducción es a partir del año. Son gatos muy longevos, de hecho, se tiene constancia de gatos esfinges que han llegado a vivir superando los 15 años.