Conoce estas increíbles supersticiones de los gatos negros

Supersticiones de los gatos negros
Supersticiones de los gatos negros
Nacho/CC BY 2.0

En la época en la cual la caza de brujas era una actividad cotidiana, los felinos negros solían ser la mascota preferida de estas mujeres que se dedicaban a la sanación, o a nada en algunos casos, pero cuyas propiedades inmuebles resultaban interesantes para los grupos de poder que las confiscaban si la acusada era hallada culpable. Por lo tanto, no es de extrañar que entre las personas más temerosas de los pueblos comenzaran a circular rumores que terminarían convirtiéndose en las más insólitas supersticiones de los gatos negros.

Este recorrido te sorprenderá, al tiempo que despertará en ti una férrea admiración por un animal capaz de activar de forma tan prolífica la imaginación del ser humano.

Supersticiones de los gatos negros que te dejarán sin habla

Cruzarse con un gato negro

Esta superstición nace en Europa continental y debe cumplirse de determinada manera para que presagie algo malo: es el gato el que debe pasar corriendo por delante de nosotros y tendrá que hacerlo de izquierda a derecha. ¿Qué ocurrirá? Realmente no mucho: un día entero de mala suerte.

Si la luna lo acompaña

Resulta poético ver a un gato negro recorrer un sendero iluminado por la luna, pero si esto ocurre en Irlanda, lo que menos sentirán sus habitantes es el deseo inexorable de escribir un libro, ya que significa que una pandemia azotará a la ciudad.

Pisar la cola de un gato negro

La creencia popular que nos insta a evitar pisar la cola de un gato negro surge en Francia y asegura que nos aguardan exactamente siete días de acontecimientos desafortunados.

Como visitante de una persona enferma

Entre las supersticiones de los gatos negros encontramos la que se acuñó en Italia hace unos cuantos siglos atrás, que asegura que si una persona muy enferma es visitada en su cama por un gato negro, la muerte vendrá a buscarla y no se irá sola.

Una veta de esperanza para el gato negro

Afortunadamente, no todas las supersticiones de los gatos negros son tan nefastas como las que acabamos de leer. Algunos países los consideran una verdadera ráfaga de aire fresco y tenerlos cerca representa una bendición. Los ejemplos más emblemáticos son los siguientes:

¡Larga vida a la pareja inglesa!: en los tiempos de la reina Victoria, si una pareja que recién había dicho el “sí” ante el altar se topaba con un gato negro, esto se consideraba como una señal de un matrimonio cargado de fertilidad, prosperidad y durabilidad.

Un inesperado visitante: entre las supersticiones de los gatos negros que son alentadoras, se encuentra la que reza que si un gato de esta tonalidad se invita solo al pórtico de tu casa, la buena suerte, la prosperidad y la abundancia te perseguirán.

¿Un dato científico?

Entre tanto paganismo y superstición, no vendría nada mal darle a estos inocentes animalitos un crédito y decir que el hecho de ser negros se debe a la presencia de determinados genes en su organismo (gen B), los cuales son los responsables de los colores y también de las mutaciones de los gato. También hay quien asegura que resisten mucho mejor las enfermedades, ya que parece ser que en primera instancia, les cuesta ser contagiados y, en segundo lugar, las pueden combatir mucho mejor.

¿Y tú qué prefieres? ¿Una mascota débil o una vigorosa y sana? Recuerda, la creencia popular de que las mascotas se parecen a su dueño, o viceversa, está más vigente que nunca.