Problemas de comportamiento en gatos, marcaje, agresividad, eliminación inadecuada.

Gatos domésticos

Los gatos están mucho menos estudiados que los perros en lo referido a problemas de comportamiento, aunque existen muchos diagnósticos y muchas graduaciones. Los principales problemas de comportamiento son la eliminación inadecuada, la agresividad y el rascado en zonas no permitidas, este último suele ser una conducta natural en el felino pero molesta para su propietario.

Eliminación inadecuada en gatos

Primeramente hay que saber qué gato presenta esta anomalía en su comportamiento, puesto que estos problemas siempre suelen surgir cuando hay presencia de otros gatos. Para ello pueden utilizarse diferentes técnicas, las más usuales es el tinte de la orina o las heces. En el caso de las heces, se les puede dar de comer virutas de plastidecor, o fluoresceína para la orina que brilla con luz propia.

Como en el perro, para estudiar el problema de comportamiento, los profesionales suelen empezar con un examen físico, una coprológica y un análisis de orina. Muchas causas orgánicas pueden causar una eliminación inadecuada en los gatos, como pueden ser problemas anatómicos, estreñimiento, cálculos, cistitis, diarreas, diabetes mellitus, tumores, leucemia o síndrome de inmunodeficiencia felina, estos últimos por el hecho de que afectan a nivel cerebral y van a predisponerlo a algunos de los problemas anteriores.

Una patología rara en gatos que puede causar una micción excesiva sin causa aparente es la denominada cistitis idiopática felina, se caracteriza por un estrechamiento de la uretra, no es obstructiva y se observa en 2 de cada 3 gatos, suelen venir con un problema de comportamiento y el estrés puede predisponer a ello. La orina puede venir acompañada de sangre en algunas ocasiones.

Una vez que el veterinario descarte cualquier problema orgánico anterior, se debe observar la postura que adopta antes de miccionar, si levanta la parte posterior y proyecta la orina contra superficies verticales, realiza una conducta de spraying o marcaje; sin embargo, si la posición es de vaciado, se trata de otras causas o de cistitis idiopática.

Es importante una anamnesis previa para recaudar ciertas informaciones relevantes. Es primordial detectar el inicio del problema de comportamiento, por ejemplo, después de un viaje, una hospitalización, introducción de nuevos elementos en casa, etc. También debemos ver la localización de las heces y la orina mediante la confección de un mapa en el que se determinen las áreas por las que transita el gato, igualmente debe figurar su lugar de descanso, zona de comida y localización de la bandeja sanitaria. Lo siguiente a analizar es la postura que adopta el gato y con qué frecuencia aparece el problema. La cantidad de orina es importante porque permite diferenciar problemas secundarios, el estado de la orina también, al igual que la superficie donde se ha encontrado.

Igualmente hay que tener en cuenta cómo es la bandeja de arena y si ha dejado de utilizarla por algún motivo o bien la sigue utilizando aunque se encuentren eliminaciones en el exterior. La bandeja ideal es que sea grande, abierta con bordes bajos y siempre debe haber una por cada uno o dos gatos. La arena tiene que ser cuanto más aglomerante mejor, limpia y separada de las zonas de descanso. Hay que limpiarlo diariamente o con cada deposición, además hay que cambiarla una vez a la semana.

Marcaje

En los gatos encontramos varios tipos de marcaje que incluyen rascado, orina y facial. Los primeros signos de marcaje son orinas en sitios verticales, sigue usando la bandeja para las deposiciones grandes y, como indicamos anteriormente, adoptan posturas de spraying con la parte posterior levantada y el rabo también.

El marcaje lo utilizan como motivo sexual que tiene como objetivo crear un entorno familiar, identidad y también para encontrar a las hembras durante el celo. Otra motivación es introducir un estímulo estimulante como una mudanza, más gatos o personas desconocidas en la casa.

Para tratar estas eliminaciones se suele recomendar la castración, que consigue la modificación de la conducta en un 85% de las veces. También se puede dar medicación en casos que no se desee la castración, y hormonas sintéticas como la F3 (feliway), pues impiden que muchos gatos vuelvan a marcar en un determinado lugar.

Igualmente puede ayudar si se identifica la causa del marcaje, de esa manera se puede eliminar más fácilmente ese problema de comportamiento en gatos y molesto para los humanos, otra opción es habituar al gato progresivamente, por ejemplo, en casos de que el fenómeno esté relacionado con niños, introducción de gatos nuevos o mudanzas. Hay que entorpecer lo máximo posible la eliminación poniendo obstáculos en la zona donde se observan más frecuentemente, potenciar el rascado u otras formas de marcaje, enriquecimiento ambiental, poner una bandeja más adecuada y una buena limpieza de accesorios y áreas por donde transita el gato.

Otros problemas de eliminación en gatos

– Aversión a la bandeja por falta de aprendizaje, cambio de sustrato o de la propia bandeja de forma repentina. El lugar de ubicación también puede causar problemas de eliminación en muchos gatos. Simplemente hay que observarlo y buscar los posibles problemas de comportaniento para poder realizar acciones tendentes a la evitación del problema.

– Preferencias alternativas, bien por la localización o bien porque se han habituado a otros sustratos. Es común en animales hospitalizados que se acostumbran a los empapadores o aquellos felinos que se acostumbran al exterior y con posterioridad se les niegue la salida.

– Conflicto por agresividad territorial o por miedo a la introducción de un nuevo individuo.

Agresividad entre gatos

Son múltiples causas entre la que se encuentran la territorial, la defensiva, juegos, falta de socialización entre gatos y entre otros animales, etc. Hay que descartar causas orgánicas externas como inmunodeficiencia felina o hipertiroidismo. Suelen adoptar una postura defensiva-ofensiva.

Si se localizan en la época de celo es muy recomendable la castración de los gatos, en otros periodos puede ser contraproducente sin conocer el origen de la agresividad. En algunas ocasiones se recurre a la medicación para el tratamiento de estos problemas de comportamientos en gatos. Son recomendables las hormonas sintéticas como el feliway (F3). Para modificar la conducta, hay que retirar a los gatos que entran en conflicto, limpiar todo a fondo y reintroducirlos poco a poco, evitando situaciones de conflicto, separando bandejas, comederos, zonas de descanso, etc.

Rascado en lugares no permitidos

Es normal que los gatos dediquen parte de su tiempo al rascado, su finalidad es poder cuidarse las uñas y dejar señales olfativas de utilidad como medio comunicativo, también esta actividad les libera del estrés en la medida que reproducen en el entorno doméstico determinadas conductas innatas en los felinos. Si es cierto que puede presentar un verdadero problema de cara al propietario, sobre todo por el desperfectos que pueden ocasionar en determinados enseres de la vivienda. La solución a este tipo de problema es observar al gato, estudiar sus preferencias para poder facilitarles objetos similares en las que desarrollen la actividad del rascado. También es importante dotar a la vivienda de rascadores apropiados y enseñar al gato desde una edad temprana a la utilización de estos accesorios; cubrir el mobiliario con mantas o sábanas ayuda a que desistan de este comportamiento y busque otros lugares alternativos para realizarlos.