¿Por qué los gatos amasan? Porque aman a su familia humana

Por qué los gatos amasan
© Paradais Sphynx

El amasado en los gatos es un comportamiento muy normal. Los humanos dieron este nombre a la forma en la que los gatos juegan con sus patas, principalmente en el cuerpo de sus humanos, haciendo un movimiento similar al amasado de pan. Pero… ¿por qué los gatos amasan? Básicamente, amasan porque demuestran amor.

El por qué los gatos amasan está relacionado con un comportamiento aprendido. Saben que cuando presionan con las patitas delanteras el pezón de la madre, comenzará a fluir leche. Las investigaciones veterinarias apuntan a que la conservación de este movimiento implica la sensación en el gato de protección y estabilidad.

Aunque la creencia suele apuntar que los gatos amasan para afilar sus garras, el movimiento para lograr eso es distinto y se hace sobre superficies planas o rugosas. El amasado casi siempre se hace sobre superficies suaves y, en muchas ocasiones, sobre piernas, brazos o torso de los humanos.

La herencia salvaje del amasado gatuno

La herencia de los felinos salvajes también es un elemento tomado en cuenta a la hora de determinar por qué los gatos amasan. Se ha analizado que los felinos por instinto tantean el terreno que están explorando para determinar si es lo suficientemente fuerte para aferrarse. La corta domesticación de los gatos permitió que ese gesto pasase a los felinos domésticos.

Los felinos salvajes amasan para determinar, por ejemplo, la dureza de una rama y saber si pueden saltar con seguridad desde, por ejemplo, el extremo de una rama a otra. También se ha visto que lo hacen sobre rocas.

Otra razón del por qué los gatos amasan es por marcar el territorio. A través de glándulas en su cuerpo, los mininos segregan hormonas que quedan impregnadas en los objetos y superficies. Cuando amasan y dejan marcas lo hacen para que otros gatos que puedan ingresar a su ambiente sepan que ese es su territorio.

El amasado es también símbolo de afecto

Es la principal razón del por qué los gatos amasan. Así, demuestran cariño y lealtad a su familia humana, pero también puede interpretarse como un gesto de pedida de atención. El movimiento del amasado también es llamado “hacer galletas”. Y cuando un gatito amasa a su dueño, le está diciendo, básicamente, que lo quiere. Que le prodiga cariño.

Muchas de las familias en las que hay un gato comparten la opinión del poder de relajación que tiene el amasado y el ronroneo de los mininos después de un día laboral estresante. Es que pareciese que las mascotas adivinaran el estado de ánimo de los miembros de la familia humana para ayudarlos a relajarse. Los gatos no son la excepción.

Así que el gato amasará a sus dueños para que se sientan tranquilos y cómodos, mientras ellos también drenan sus instintos y gestos. Además, nadie que sea amasado por un gato podrá resistirse y les acariciará de vuelta.

El amasado cuando es molesto

Hay que tener en cuenta que, sobre todo cuando los gatos son cachorros, pudieran no tener la adecuada motricidad para amasar sin arañar. Por eso, si llegase a pasar algo así, no puede reprenderse al cachorro porque aprenderá que un hábito básico es negativo. Al contrario, hay que distraerlo con un juguete u otra golosina para que desvíe la atención de lo que hace.

Luego, él irá practicando con almohadas y muebles hasta hacer un amasado suave y tranquilo. Otra opción es acostarlo verticalmente sobre el suelo, con lo cual se quedará dormido porque ese gesto para el minino es de gran relajación.

El por qué los gatos amasan es un gesto que sigue siendo investigado por la veterinaria mundial. Porque, en algunos casos, el gato no practica este gesto. Así que, a estar alertas y disfrutar cuando el gatito haga galletas.