Por qué ataca un gato: instinto de una mascota temperamental

Por qué ataca un gato

Entender por qué ataca un gato es básico cuando llevamos una de estas mascotas a casa y se vuelven parte de la familia. Las razones son muchas, pero todo parte de su instinto. Los felinos son animales cazadores y ese comportamiento va intrínseco como parte de su genética. Aunque, en ocasiones, estos ataques forman parte de su aprendizaje.

Sacar las garras, un bufido o enseñar los dientes, además de su posición de alerta, son los símbolos para saber que el gato está en posición de molestia. El por qué ataca un gato comprende una serie de razones, la primera de ella es el padecimiento de alguna enfermedad.

Sí. Si un gato ataca al ser tocado puede ser síntoma de que padece algún dolor o alguna patología que le genere ese comportamiento por lo que hay que acudir inmediatamente al veterinario para descartar cualquier enfermedad.

El por qué ataca un gato como cuestión de espacio e independencia

Los gatos son una de las mascotas más independientes de cuantas existen. Pueden llegar a ser muy cariñosos y exigentes, pero si se trata de estar solos, aprecian mucho sus momentos de soledad. Una de las razones del por qué ataca un gato es precisamente esa, sentirse invadidos en su espacio.

Un gato puede atacar cuando no quiere recibir más caricias y el humano insiste en dárselas. Lo más recomendable es dejarlos solos y observar si el comportamiento se repite insistentemente, razón por la cual hay que consultar al veterinario.

Otra razón de ataque de los gatos es la territorialidad. Si sienten que en el espacio que considera suyo entra alguien, puede llegar a mostrar dientes y garras y lanzar bufidos.

Ataque minino como parte de sus juegos

Los gatos pueden ejercer juegos en los que traten de dominar a los miembros de su familia humana. Lo hacen como parte de su instinto felino de dominación y es posible que, durante un juego, asuman posición de ataque.

Pero si los juegos de dominancia son la causa de por qué ataca un gato, cuando tiene un juguete, por ejemplo, un ovillo de lana o hilo y se le quita, puede atacar al humano que lo haga, porque lo considera su propiedad y su espacio y jugará con él hasta que esté saciado.

Si el gato tiene miedo por algo, es natural que adopte posición de ataque y haga los característicos gestos de enseñar los dientes y bufar enojado, tratando de conjurar lo que cree que es una amenaza.

El lenguaje gatuno: la respuesta redirigida

Otra de las razones del por qué ataca un gato es el desquitarse de una situación de estrés. Estudios veterinarios del comportamiento gatuno señalan que una característica de estas mascotas es atacar por una molestia redirigida.

Puede que el gato haya recibido una amenaza de otro animal o se haya asustado por algo y se encuentre aparentemente tranquilo. En este estado, si un humano se acerca y lo toca, puede ser arañado, aunque el gato esté aparentemente sereno.

Después de ese momento, el gato buscará estar solo. Hay que permitirle ese momento de tranquilidad hasta que él decida acercarse a la familia humana.

La delicada maternidad de una gata

Otro momento de ataque de un felino doméstico es si se trata de un ejemplar femenino que ha tenido crías. No puede un extraño acercarse a los cachorros porque posiblemente la gata morderá y arañará sin otra razón.

Quien desee adoptar un gato en el seno de una familia humana debe entender el por qué ataca un gato como parte de su lenguaje, su instinto y su naturaleza felina.