Etimologia de la palabra gato, su significado y origen.

Sobre las distintas teorías que existen acerca del origen de la palabra “gato”, la más extendida y admitida, considera que proviene del latín “cattus”, vocablo utilizado por los romanos para designar al gato domesticado, frente al término felis, que servía para llamar al gato salvaje. Para la ciencia se trata de un pequeño mamífero de orden carnívoro, perteneciente a la familia Felidae, subfamilia Felinae

y género Felis, es a su vez, una subespecie del gato salvaje (felis silvestris).

Carolus Linnaeus lo designó con el nombre de Felis Catus, en su libro Systema Naturae 1.735-1770 (décima edición en 1.758 es considerado el punto de partida de la nomenclatura zoológica), por su parte, Johann Christian Daniel Von Schreber, nombra al gato salvaje, en 1775, como “felis silvestri”, en su obra “Descripciones e Ilustraciones de la Naturaleza de los Mamíferos”. Partiendo de esas clasificaciones, la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica, bautiza al gato doméstico como Felis Silvestris Catus y llama a la especie salvaje como Felis Silvestris.

En ocasiones el gato doméstico recibe otras expresiones científicas, tales como felis catus, felis catus domesticus, felis silvestris domesticus, aunque no serían correctas, si tenemos en cuenta la designación establecida por el Código Internacional de Nomenclatura Zoológica.

El Diccionario de la Real Academia lo define como: “mamífero carnívoro de la familia de los Félidos, digitígrado, doméstico, de unos cinco decímetros de largo desde la cabeza hasta el arranque de la cola, que por sí sola mide dos decímetros aproximadamente. Tiene cabeza redonda, lengua muy áspera, patas cortas y pelaje espeso, suave, de color blanco, gris, pardo, rojizo o negro. Es muy útil en las casas como cazador de ratones.” Definición que en los tiempos actuales se queda un poco obsoleta.