¡Oh, por favor! Mi gato no come pienso y no sé qué hacer

Mi gato no come pienso
Mi gato no come pienso, qué hacer
Larissa Paschoal/CC BY 2.0

La amplia mayoría de los gatos corre con entusiasmo a tu lado cuando escuchan el crujir de las bolsas con su comida favorita. Sin importar la marca, el alimento para gatos suele ser un anzuelo infalible para captar su atención. Sin embargo, si te encuentras en el grupo de personas que dicen “mi gato no come pienso”, es hora de apelar a ciertos recursos para revertir esta situación.

¿Por qué mi gato no come pienso?

La razón fundamental por la que un gato le dice no a las raciones comerciales es porque no le gustan. Es muy difícil que un minino rechace esta clase de alimento si se lo hemos dado desde que era muy pequeño. Pero ocurre que a lo largo de su vida es posible que tengamos que cambiarlo, y aquí es cuando se suscita el problema y terminamos pidiendo ayuda porque mi gato no come pienso.

Trucos para que mi gato adore su pienso

Mezclarlo con comida apetecible

Si lo que ocurre es que el aroma o el sabor del nuevo pienso no le atraen, lo mejor es hacer una buena mezcla con comidas que despierten sus sentidos. Tanto el jamón, el atún, cualquier pescado, el pollo o la carne, solucionan el problema de que mi gato no come pienso.

Realiza una mezcla con cualquiera de estos alimentos con un poco de aceite de girasol. Resérvala en el refrigerador y mezcla en ella unas cucharadas de pienso cada vez que sea momento de alimentar a tu gato. Paulatinamente, irás reduciendo la cantidad de mezcla para que el gato coma solo el nuevo pienso.

Perfumarlo para que sea apetitoso

Aromatizar el pienso es otro truco que atraerá el olfato de tu gato y lo convencerá de comerlo. El aceite del atún tiene un aroma muy potente y puedes verter un poco de este sobre el pienso cada vez que se lo sirves a tu felino. Cuando veas que come con entusiasmo, deja el aceite de lado. En el mercado existen preparados muy apetecibles a modo de gel o líquido que te ayudaran con esta tarea.

Malta para gatos

Una de las razones por las que tu gato se puede estar negando a comer su pienso es porque está padeciendo de las famosas bolas de pelo en su tracto digestivo. Si bien estas bolas son comunes en los gatos y lo normal es que sean expulsadas de forma natural, puede suceder que se atasquen y el gato se niegue a comer. Por ello es que resulta indispensable proporcionarle malta para gatos o parafina farmacéutica, ya que estos compuestos barren con todo lo que esté atascado en su intestino.

Mézclalo con comida húmeda

La comida húmeda se recomienda ocasionalmente, porque de forma regular puede provocar heces blandas, además de un fuerte olor en las mismas, pero sí podemos recurrir a ella cuando mi gato no come pienso y es necesario acostumbrarlo al nuevo sabor de su comida. Utilizada como recurso de “puente” entre su antigua comida y la nueva, nos será muy conveniente. Solo tenemos que servirle mitad y mitad, para después ir reduciendo el pienso húmedo y quedarnos solo con el seco.

Utiliza marcas premium

Los piensos marcas premium sin duda se confeccionan con productos de mayor calidad, por lo que el gato suele recurrir a ellos mucho mejor que en los casos de una comida seca estándar. La diferencia está en el precio, pero si se dispone de pocos gatos podrás permitirte su adquisición.

Recurre a tu veterinario

Tu veterinario de elección te ayudará en esta importante tarea, no olvides que el no consumo de alimento puede estar asociado a alguna enfermedad, por lo que la visita al mismo es muy relevante,

Para concluir, si mi gato no come pienso es porque no le gusta el sabor de la nueva comida que está recibiendo. Trucos como mezclarlo con jamón, pollo, atún o carne pueden tentarlo a devorárselo. Sin embargo, existe la posibilidad de que no lo esté comiendo porque tenga bolas de pelo en su estómago u otras afecciones, ante lo cual deberemos tomar otras medidas vía veterinario.