Estás aquí: Inicio » Gato doméstico » Mi gato se eriza, causas y consecuencias, descúbrelas

Mi gato se eriza, causas y consecuencias, descúbrelas

Mi gato se eriza
Adam (flickr.com/photos/azadam)/CC BY-SA 2.0

Un gato se eriza por diversas razones, la más común es cuando sienten que hay algún peligro o se sienten relegados, invadidos o amenazados por otro gato que llegue a su casa o territorio. Este comportamiento es el equivalente en humanos a gesticular y gritar.

¿Qué pasa si mi gato se eriza el pelaje?

En general, cuando el gato se eriza es porque recibe una descarga de adrenalina por un estímulo exterior, que generalmente le produce miedo o sobresalto. El músculo encargado de levantar el pelo cuando recibe el estímulo se llama piloerector o erector del pelo.

¿Por qué se le para el pelo a mi gato?

Son varias las razones por las que los gatos se erizan. Por ejemplo, la llegada de un rival implica la posibilidad de una pelea inminente. La respuesta natural es replegar sus orejas hacía atrás, arquear la espalda y erizar su pelo.

También mostrará sus dientes emitiendo fuertes gruñidos. Todo esto es un escenario típico para mostrar fuerza y disuadir al contrincante, si no funciona solo tiene dos alternativas: atacar o huir. Esta es una situación típica en que los gatos suelen erizarse, pero no es la única. Existen otras razones que provocan esta reacción.

Por frío

Cuando la temperatura externa es baja, los gatos reaccionan para tratar de mantenerse calientes. Aunque es difícil definir cuándo es que los gatos comienzan a sentir frío, sus expresiones corporales son muy evidentes.

El frío causa que se erice el pelo. Este es un mecanismo que tiene como objetivo generar calor corporal. Otros animales hacen lo mismo, por ejemplo, las aves ahuecan sus plumas y a los humanos se nos pone la piel de gallina.

Emociones como miedo, celos o inseguridad

Estas emociones son las desencadenantes principales de que un gato se erice. La llegada de otro gato al hogar, con quien compartir territorio, atenciones y enseres, es algo que lo hará sentir muy inseguro y celoso. Es probable que muestre este comportamiento muy seguido hasta que acepte la nueva presencia.

El miedo también puede ser la causa de que tu gato se eriza. Los ruidos fuertes y repentinos, el timbre de casa o la llegada de un desconocido pueden ser motivos suficientes. En estos casos el sobresalto produce esta reacción y se mantendrá así hasta que se dé cuenta que todo está bien. La zona del cuerpo donde más se nota es en la cola.

Otra razón poderosa es la defensa cuando se enfrenta a otro gato u otro animal y siente peligro, ya que es una de las técnicas disuasivas que utiliza.

Estrés

Cuando la sensación de peligro se vuelve permanente, o no consigue adaptarse a alguna situación de larga duración que lo incomoda, el animal puede caer en un estado de estrés. En este estado es posible que frecuentemente tenga erizado el pelo de la cola y espalda aunque no entendamos la razón.

Existen otros síntomas que nos pueden dar una pista sobre el estado de estrés de nuestro gato:

  • Comportamientos agresivos repentinos.
  • No usar el arenero.
  • Abrir su boca de manera continua y exagerada.
  • Contraer los músculos de la espalda de manera espasmódica.
  • Comer menos o comer cosas extrañas. En ocasiones el animal puede dejar de comer por estrés.

Por causa de alguna enfermedad

Algunas enfermedades cuando comienzan causan fiebre, temblor y pelo erizado. La enfermedad es una posibilidad que se debe tomar en cuenta si el pelo de tu minino está erizado sin razón aparente. Si además no come, no juega o se mueve menos de lo habitual, seguramente es que algo no anda bien.

En conclusión, si el gato se eriza el pelo puede ser un comportamiento natural, pero también puede indicar el inicio de una enfermedad o una manifestación de estrés. Es recomendable observarlo y ante cualquier duda consultar la opinión de los profesionales.