Diferencias entre gato montés y gato doméstico, con cuadro comparativo

Gatos domésticos
Yelizaveta Tomashevska (gatos domésticos)

Aunque antes eran consideradas especies diferentes, el gato montés y el gato doméstico actualmente son considerados una misma especie (Felis silvestris), pero las diferencias entre gato montés y gato doméstico permiten que esta última sea considerada una subespecie (Felis silvestris catus), ver taxonomía del gato, la cual probablemente surgió hace unos 10000 años.

El proceso de domesticación del gato no ha sido tan sencillo como lo fue el del perro, la mayoría de los investigadores sostienen que se inició en Egipto, aunque otros señalan a Chipre y a China como los lugares donde se inició la relación entre humanos y gatos.

Poco se conoce de las diferencias entre gato montés y gato doméstico a nivel genético, sin embargo, al igual que ocurrió en el proceso de domesticación del perro a partir del lobo, las primeras o más importantes diferencias surgieron a nivel del grupo de genes relacionados con la cresta neural que permitieron cambios en el comportamiento.

El gato montés y sus subespecies

El gato montés o gato montés euroasiático es un gato salvaje de mediano tamaño, que puede llegar a alcanzar más de 100 cm de largo, medido hasta la punta de la cola y más de 7 kg de peso.

Es un animal solitario, de hábitos vespertinos y nocturnos, es un ser arisco y tímido que rehúye al ser humano. Tiene una amplia distribución en los continentes europeo, asiático y africano.

Según estudios genéticos el gato montés presenta seis subespecies, a saber:

Gato montés europeo: como su nombre lo indica, es nativo de Europa, tiene preferencia por las zonas boscosas y está distribuido en casi toda la parte continental de Europa, desde la península Ibérica, hasta los límites con el continente asiático.

Gato montés africano: también conocido como gato del desierto, es nativo del continente africano y de oriente medio. A pesar de ser conocido como gato del desierto, puede ser avistado en gran diversidad hábitat, incluyendo estepas y bosques. Los científicos estiman que fue la subespecie domesticada originalmente dando origen al actual gato doméstico.

Gato silvestre del África austral: aunque habita en el mismo continente que el gato del desierto, su distribución está restringida al sur del mismo.

Gato ornado o gato salvaje asiático: nativo de las zonas áridas de la zona central y occidental de Asia, habita zonas desérticas y semidesérticas.

Gato de Biet: es un animal de zonas arbustivas semidesérticas de China.

Gato doméstico: es una subespecie de gato montés que ha sido domesticada, ha sufrido algunos cambios por el proceso de domesticación y por manipulación de su reproducción por parte del hombre.

Diferencias entre gato montés y gato doméstico en la morfología externa

Gato montés
Peter Trimming/CC BY 2.0 (gato montés)

Externamente existen algunas diferencias entre gato montés y gato salvaje, empezando por el tamaño corporal y el tamaño relativo de la cabeza. El primero presenta un cuerpo más grande y robusto que el segundo, aunque algunas razas particulares de gato doméstico pueden llegar a ser igual de grandes, incluso superar en tamaño al gato montés. También presenta un cráneo proporcionalmente más grande.

A pesar de tener una cabeza más grande que la del gato doméstico, sus orejas son más cortas. Las vibrisas (bigotes) y los pelos que salen de la parte superior de los ojos son más largos, gruesos y llamativos en los gatos monteses que en sus parientes domésticos.

Otra de las diferencias entre gato montés y gato doméstico se observa a nivel de las extremidades, las cuales son proporcionalmente más cortas y gruesas en el animal silvestre que en el doméstico.

La cola del gato montés, por su parte es corta, de punta roma y robusta, mientras que la del gato doméstico es larga, delgada y más afilada en su extremo distal.

Coloración del gato montés y el gato doméstico

Una de las diferencias entre el gato montés y el gato doméstico que es muy notable, tiene que ver con su coloración, por cuanto si bien es cierto que existen gatos domésticos que presentan un patrón de coloración parecido al del gato montés, la gama y los patrones de coloración del primero son mucho más variados que la del segundo, que es muy conservadora.

El gato montés siempre va a presentar el cuerpo pardo grisáceo, con manchas pardo amarillentas detrás de las orejas y en el hocico, el rinario es rosado y en ocasiones una mancha blanca de tamaño variable en la zona de la garganta.

Adicionalmente el gato montés presenta una serie de franjas oscuras en el cuerpo, la más notable de ellas es una que recorre longitudinalmente la zona dorsal, desde la nuca hasta el comienzo de la cola. Otras franjas oscuras se presentan en: las mejillas, un par; frente, tres; nuca, cinco; patas, dos a cuatro y cola, una muy tenue y dos muy visibles, además de rematar en otra franja oscura terminal, mucho más gruesa que las demás.

Los patrones de bandas en los costados, que dan una apariencia atigrada, no siempre están presentes, y generalmente son muy tenues.

Comportamiento en ambos felinos

Según los investigadores, las principales diferencias entre gato montés y gato doméstico se observan a nivel etológico. Una de estas diferencias está en el comportamiento relacionado con las heces. El gato doméstico generalmente tiende a enterrar sus heces, sin embargo, el gato montés nunca hará tal cosa, al contrario, las deja depositadas generalmente en un lugar visible, como un claro en el terreno o encima de las rocas.

Otra de las diferencias entre gato montés y gato doméstico se observa en la mansedumbre, el gato se comporta generalmente en forma dócil frente al ser humano, mientras que el gato montés es arisco y rehúye la presencia del hombre.

Adicionalmente, el comportamiento relacionado con aprendizaje por recompensa está mucho más afianzado en el gato doméstico que en el gato montés.

Sin embargo, debido a que la divergencia evolutiva entre ambas subespecie es muy reciente, más son las características que comparten estos dos gatos, tanto en el comportamiento como en la morfología externa, que las diferencias que los separan.

Cuadro resumen con las diferencias entre gato montés y gato doméstico

Cuadro comparativo con las diferencias entre gato montés y gato doméstico
Paradais Sphynx/CC BY 2.0

Referencias

– G. Tamazian, S. Simonov, P. Dobrynin, A. Makunin, A. Logachev, A. Komissarov, A. Shevchenko, V. Brukhin, N. Cherkasov, A. Svitin, K. Koepfli, J. Pontius, C. Driscoll, K. Blackistone, C. Barr, D. Goldman, A. Antunes, J. Quilez, B. Lorente-Galdos, C. Alkan, T. Marques-Bonet, M. Menotti-Raymond, V. David, K Narfström & S. O’Brien (2014). Annotated features of domestic cat – Felis catus genome. GigaScience, 3, 13.

– M. Montague, G. Li, B. Gandolfi, R. Khan, B. Aken, S. Searle, P. Minx, L. Hillier, D. Koboldt, B. Davis, C. Driscoll, C. Barr, K. Blackistone, J. Quilez, B. Lorente-Galdos, T. Marques-Bonet, C. Alkan, G. Thomas, M. Hahn, M. Menotti-Raymond, S. O’Brien, R. Wilson, L. Lyons, W. Murphy & W. Warren, (2014). Comparative analysis of the domestic cat genome reveals genetic signatures underlying feline biology and domestication. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 111(48), 17230–17235.

– J. Kurushima, S. Ikram, J. Knudsen, E. Bleiberg, R. Grahn, L. Lyons (2012). Cats of the pharaohs: genetic comparison of Egyptian cat mummies to their feline contemporaries. Journal of Archaeological Science 39: 3217-3223.

– G. Berteselli, B. Regaiolli, S. Normando, B. De Mori, C. Zaborra & C. Spiezio (2017). European Wildcat and Domestic Cat: Do they Really Differ?, Journal of Veterinary Behavior, 22: 35-40.