Comida para gatos pequeños, leche para gatos recién nacidos

Comida para gatos pequeños

La alimentación o comida para gatos pequeños es variable en función de su edad, por lo que hay que distinguir entre gatos recién nacidos, gatos hasta los cuatro meses de vida y cachorros desde los cuatro meses hasta que cumplan el año de edad.

Gatos recién nacidos: lactancia

Las horas siguientes al parto son muy relevantes para que el gatito con su reflejo de succión pueda ingerir el calostro, son anticuerpos ricos en inmunoglobina que va a favorecer una buena inmunidad en los primeros días de vida.

En la lactancia, los gatitos maman a voluntad la leche que le proporciona su madre, se estima que por cada 2,5 g de leche ingerida pueden aumentar su peso en 1 gramo.

No siempre puede ser suficiente la leche proporcionada por la madre, especialmente cuando la camada es numerosa, gatitos huérfanos o en casos de que la madre esté indispuesta al suministro del alimento, por ejemplo mastitis. En estos casos no queda más remedio que recurrir a la alimentación maternizada industrial o leche para gatos recién nacidos.

Lactación artificial (leche para gatos recién nacidos)

Hay que asegurarse que la leche para gatos recién nacidos sea la adecuada, no se le puede facilitar cualquier tipo de leche, dado que los nutrientes no son los mismos en todas las especies de mamíferos. No es lo mismo una leche de vaca, que la destinada a perros o la que debe consumir el propio gatito recién nacido.

La leche para gatos recién nacidos debe estar especialmente indicada en el producto, las premium son las que mejor calidad pueden ofrecer. Concretamente una buena leche para gatos recién nacidos, que sustituya a la de su madre debe cubrir todas sus necesidades nutricionales, además de estar elaborada para que ofrezca al gato una seguridad digestiva.

La preparación de la leche para gatos recién nacidos y sus correspondientes números de tomas, se debe realizar siguiendo las instrucciones del fabricante, el biberón ha de estar adaptado para que pueda mamar sin dificultad. Es importante que los accesorios utilizados y manos del que facilita la leche para gatos recién nacidos estén limpias, pues la higiene es muy relevante, dado su sistema inmunitario no maduro y ante la posibilidad de infección por bacterias del propio producto lácteo.

El agua utilizada ha de estar también esterilizada, por ejemplo mediante una cocción a 70 ºC, con posterioridad se mezclará con la leche en polvo para que se diluya con facilidad.

La temperatura idónea de la leche para gatos recién nacidos debe oscilar en unos 37 ºC, se facilitará en un ambiente cálido, sobre todo para que no baje su temperatura corporal, que a esa edad es de unos 34 ºC, si es inferior pueden sufrir de hipotermia, por lo que deben vigilarse a los cachorros y proporcionar un lugar adecuado, con suministro de una fuente de calor que restablezca la temperatura corporal en caso de no ser la apropiada.

Finalmente cobra mención especial el estreñimiento, el cual puede darse fácilmente en los casos de que no se estimule al minino para evacuar, su madre lo hace mediante lamidos, en gatitos huérfanos hay que imitar a la progenitora masajeando el perineo con una toallita húmeda y a su vez cálida.

Destete y la comida para gatos pequeños

El destete se produce de forma pausada, al mes ya se le puede suministrar alimento sólido o comida para gatos pequeños, el tamaño del pienso no debe ser demasiado grande para que puedan ingerirlo con facilidad, puede humedecerse con agua, incluso facilitarle comida húmeda, como es el caso de conservas especial para el destete.

A esa edad seguirá con la madre, pues la lactación aún no ha concluido pero es el momento ideal para que se inicie al consumo de una alimentación sólida. Si la madre ha tenido un comedero a su disposición, durante todo el tiempo que dura la lactancia, los gatitos comenzarán a acudir al mismo, además imitan a la propia madre, lo que facilitará el proceso a una comida sólida. Esto es importante, por eso hay criadores que proporcionan a la madre, durante la gestación y lactancia, comida para gatos pequeños, de esa manera los cachorros se adaptarán mejor.

Sobre el mes y medio de vida o una semana más, es el momento idóneo para concluir con el destete, los pequeños ya se habrán habituado a la ingesta de comida sólida. Cobra especial relevancia que a esa edad cuenten con una comida para gatos pequeños de calidad, especialmente alimentos balanceados de alta gama o premium, los cuales contienen los nutrientes adecuados que el animal requiere durante esa etapa de vida, además se previenen problemas de diarreas, que retrasan el crecimiento, incluso pueden suponer la muerte del minino, dado que a esa edad son susceptibles de deshidratación fácilmente.

Durante los tres o cuatro primeros meses precisan de una dieta alimenticia rica en energía (grasas), entre 200 a 250 Kcal/Kg, de esa manera su temperatura corporal será óptima, al mismo tiempo que se cubren sus necesidades fisiológicas. Las proteínas también son importantes sobre todo para el desarrollo del tejido muscular. La tolerancia digestiva, durante el destete, se consigue con alimentos de calidad; en general, incorporan macronutrientes, como calcio, fósforo y vitaminas, suplementos con antioxidantes para mejorar el sistema inmune, y  son altamente palatables, lo que evitan problemas de anorexias si la comida para gatos pequeños no es de su atractivo.

A partir del cuarto mes de vida los aportes de grasa disminuyen de su dieta, ya que el crecimiento comienza a ser más lento, el alimento a proporcionar debe contener los mismo nutrientes hasta que el felino llegue al año de vida, aunque la fórmula nutritiva comienza a ser distinta de la comida para gatos pequeños que se ha suministrado durante los cuatro primeros meses de edad .

Al año de vida, ya es considerado un gato adulto y podrá consumir una dieta propia para gatos adultos.

En definitiva, la alimentación o comida para gatos pequeños, incluso hasta el primer año de su vida, deberá ser abundante y rica en proteínas, grasas, calcio y vitaminas; es mejor habituarlo a una alimentación mayoritariamente de elaboración industrial, concretamente de alta gama, que regulará los nutrientes requeridos en toda la etapa de su desarrollo. Según los meses, hay cambios en las fórmulas nutritivas, especialmente desde el destete hasta los tres o cuatro meses, con posterioridad, hasta llegar al primer año de vida.

La dosis diaria viene en las indicaciones elaboradas por el fabricante, preferiblemente se facilitará varias raciones a lo largo del día, previniendo el empache, que puede provocar algún tipo de diarreas u otros problemas en su organismo tan delicado a esa edad.

A medida que vaya creciendo (sobre los 10 meses de edad), se puede poner a su alcance, durante todo el día, un contenedor de comida, obsérvese que los gatos son animales que saben autoregularse desde el punto de vista de sus necesidades alimenticias, aunque no es recomendable que el contenedor esté repleto para varios días, ya que mermaría la calidad y frescura del alimento, en consecuencia, también la palatabilidad del minino.

El agua limpia y fresca debe estar siempre a disposición de los gatitos desde el comienzo del destete.

Comida para gatos pequeños: destete, leche y alimentos sólidos
5 (100%) 5 votes