Celo en las gatas, duración, fases y la esterilización

depositphotos.com © Kudryashka

El primer celo en las gatas aparece, como regla general, sobre los 6 a 9 meses de edad, aunque existen excepciones, todo depende de la raza de gato en cuestión, por ejemplo, las gatas siamesas tienen periodos de celos muy marcados, otras razas en cambio presentan celos más tardíos e incluso con menos intensidad. Lo más característico llegada la época reproductiva es el cambio de comportamiento que sufren estos animales.

La duración del celo es de aproximadamente 8 días, aunque el periodo reproductivo tiene una duración aproximada de seis meses, durante todo este tiempo, si no son fecundadas por el macho, repiten el celo cada 15 o 20 días; aunque existen excepciones sobre todo en el sistema ecuatorial, que el fenómeno de celo puede darse en cualquier momento.

Fases del celo en la gata

Los expertos clasifican el ciclo sexual o celo en la gata en cuatro fases:

PROESTRO; Es el inicio, tiene una duración de tres días, la gata presenta la conducta típica del celo, pero aún no se muestra receptiva.

ESTRO: Es la fase en que acepta al macho, en consecuencia, se producen las cópulas, propiciando la ovulación, su duración es aproximadamente una semana.

INTERESTRO: Intervalo de tiempo entre dos celos, en caso de no quedar la gata fecundada y si aún está en periodo reproductivo, nuevamente se repite el celo.

ANESTRO: No existe actividad sexual, generalmente coincide en el periodo en que los días son más cortos, en consecuencia, con menos luz solar, por eso esta fase también se la denomina periodo de reposo para la gata.

Cómo calmar el celo en los gatos

La esterilización en gatos

Si pretendemos adquirir un gato como animal doméstico o mascota, lo ideal es proceder a su esterilización. Se trata de una intervención quirúrgica que deberá realizarse a una edad temprana; cualquier veterinario nos asesorará de las ventajas que supone al prevenir muchas enfermedades infecciosas, además de aumentar su calidad y esperanza de vida, sin duda una alternativa positiva para evitar las molestias ocasionadas en las gatas en fase de celo o ciclo estral.

La esterilización tiene una importancia social muy relevante, ya que evitará superpoblaciones incontroladas de felinos, sobre todo aquellos que viven en libertad, es decir, deambulan libremente por las calles sin ningún tipo de control en cuanto su natalidad; en ese sentido, las autoridades deben realizar campañas que subvencionen estas intervenciones para lograr el bienestar del minino y, en general, evitar nacimientos incontrolados, téngase en cuenta que en muchas ocasiones el destino final conllevará a su sacrificio.

Ventajas de la esterilización en los gatos

En los machos, soluciona el problema del marcaje, es decir, que impregnen de orín cualquier parte de la vivienda, además evita otros comportamientos como: maullidos molestos, arañazos, tendencia a escaparse o cierta agresividad con su congéneres; desde el punto de vista de su salud, prevé problemas de enfermedades en la próstata y otras infecciones del trato urinario.

En hembras, previene la posibilidad de contraer afecciones uterinas o problemas ováricos; es también una buena medida para que disminuya el riesgo de tumores mamarios e impide las dificultades que podría suponer un parto difícil; por otra parte, desaparecen vocalizaciones y comportamientos molestos, abandono de su higiene o como en el caso anterior, tendencia incontrolada a querer alejarse del hogar familiar.

Suministro de inhibidores de celos

Si no se opta por la cirugía, existen fármacos denominados inhibidores del celo, pueden ser de tipo oral, inyectable e incluso cápsulas que se implantan debajo de la piel, solucionan el problema del celo a corto plazo, aunque en muchas ocasiones, determinados fármacos, pueden tener efectos secundarios, es necesario consultar al veterinario los pro y contras que supone inclinarnos por esta última opción.