Descubre los beneficios de tener un gato, te sorprenderán

Beneficios de tener un gato
Beneficios de tener un gato
Isabelle Blanchemain/CC BY 2.0

Si estás pensando en adquirir un felino doméstico, es importante que sepas que más allá de la belleza y cariño que te aportarán, los beneficios de tener un gato van mucho más allá. De acuerdo a una serie de estudios científicos y de observación que se realizaron desde el año 2006 hasta la fecha, se confirmaron sospechas que se tenían acerca de cuan beneficiosas son estas mascotas para la salud.

Beneficios de tener un gato – aportes para la salud

Algunos beneficios están asociados con la salud, veamos los más relevantes, aunque hay que destacar que no toda la comunidad científica es unánime al respecto, hay quienes discrepan en cuanto a los siguientes planteamientos.

Reducen el riesgo de infarto

Se ha demostrado que los dueños de gatos ven reducidos sus riesgos de sufrir infarto de miocardio en un 30%. Esto se debe a la calma y tranquilidad, y a la reducción de la hormona cortisol, que nos transmite un gato cuando lo acariciamos.

Alivian dolores musculares y mejoran los huesos

El ronroneo de un gato produce una frecuencia de entre 20 y 50 Hz. Dicha frecuencia alivia dolores, en especial los musculares y articulares. Del mismo modo, ayuda a mejorar la densidad ósea, con lo que algunos autores sugieren que pueden prevenir la osteoporosis.

Previenen el cáncer

Dentro de los beneficios de tener un gato se encuentra el aprender a dejarse llevar por las emociones. Un gato puede ser un mar en calma, pero de pronto ese mar se transforma por la tempestad y arrasa como un tsunami con todo lo que está a su paso. Si decidimos que esta es una buena forma de manejarnos en la vida, estaremos liberando sentimientos negativos, tales como la ira, la frustración, la tristeza y la culpa, que son grandes generadores de diferentes tipos de cáncer en el caso de que se queden dentro de nosotros una vez que se gestaron.

Reducen el estrés

La hormona cortisol es la que produce el estrés y todas sus consecuencias. Pero acariciar a un gato reduce la producción de esta hormona, por lo que veremos disminuir nuestro nivel de tensión, malestar y estrés de forma notoria.

Beneficios emocionales de tener un felino doméstico

En cuanto beneficios de tipo emocionales, parece haber más consenso entre los especialistas, incluso con datos bastantes contrastados.

Curan con la risa

¿Acaso nunca te has desternillado de risa viendo a un gato jugar solo con un simple ovillo de lana o al verlo tener una caída épica? Los felinos pueden caer de alturas increíbles y, en muchos casos, ni siquiera sentir una molestia. Por eso las caídas son parte de su rutina y gracias a ellas la risa puede transformarse en el ingrediente principal de la tuya. Los beneficios de reír durante veinte minutos al día pueden ahorrarte unas cuantas cajas de medicamentos.

Ayudan a los niños con autismo

Otro de los beneficios de tener un gato está relacionado con la producción de la hormona oxitocina, la que se encarga de ayudarnos a relacionarnos con nuestros pares. Los niños con autismo han demostrado una notoria mejora en su autoconfianza al momento de interactuar con otras personas. En general, los mininos parecen ser buenas mascotas en lo relacionado con terapias asistidas con pacientes.

Reducen la sensación de soledad

La compañía de un felino nos aleja del temido sentimiento de soledad. No importa la ausencia de otras personas, su presencia es capaz de rellenar esos espacios que los humanos han dejado vacíos. Multitud de personas se sienten muy acompañadas con la presencia de un gatito en casa.

¿Y si nos dormimos una siesta?

Una siesta de tan solo veinte minutos te torna más productivo, creativo y mejora tu humor. Es posible que creas que te falta tiempo para permitirte este lujo, pero otro de los beneficios de tener un gato es que no podrás resistir la tentación de echarte una cabezadita a su lado cuando lo veas dormir sobre tu cama.

Como has podido comprobar, los beneficios de tener un gato abarcan la salud física y mental. Los felinos domésticos traen a nuestra vida paz, tranquilidad, diversión y parecen ser buenos indicadores en alejarnos de las enfermedades. Desde su emblemático ronroneo hasta observarlos dormir, seguro que todos son grandes beneficios para nuestro bienestar.