Comida para gatos, piensos y otros productos para su alimentación

Alimentación: comida para gatos
© Paradais Sphynx

Muchas personas se han preguntado alguna vez qué comen los gatos o qué alimentación es la más adecuada. La dieta alimenticia es un factor esencial para que el gato se mantenga en óptimas condiciones, deberá contener todos los nutrientes requeridos en el animal, de lo contrario, es perjudicial para su salud . Antiguamente se ofrecía al gato, en su ración diaria, las sobras o resto de comida casera, debido principalmente a la no existencia de una comida para gatos de fabricación industrial, como los piensos y otros productos análogos. Se perseguía simplemente que el minino pudiera sobrevivir sin dar importancia a la nutrición o requerimientos que realmente precisa en su día a día.

Hoy en día se prefiere una comida para gatos balanceada, no solo por contener todos los nutrientes esenciales, sino también por el hecho de ser más cómodo, pues es más fácil de almacenar, conservar y por supuesto más higiénico. Sin olvidar que las investigaciones científicas han avanzado mucho en el sector de la alimentación, dando especial importancia a la nutrición como factor relevante para su salud, aumentar sus expectativas de vida, incluso mejorar la calidad de vida del felino.

Tipos de comida para gatos: pienso y alimentos húmedos

La comida para gatos balanceada es un tipo de preparado o alimentación industrial que se elaborada con la finalidad de responder a las necesidades alimenticias de nuestro gato, ya que previamente se han analizado y estudiado su composición, proporcionándole un equilibrio nutricional que sin duda influirá en el bienestar del felino. Podemos encontrar en el mercado gran variedad de marcas, clases o tipos de comida para gatos, suelen presentarse en tres formatos:

  •  Alimentos secos: croquetas o piensos extrusionados.
  • Húmedos: con un 75% de agua, normalmente vienen enlatados.
  • Semihúmedos: contienen la rededor de un 50% de agua, son las semiconservas, gelatinados, etc.

Por otro lado, dentro de la clasificación anterior existen los denominados premium o de alta gama en los que sus componentes gozan de mayor calidad.  los estándar que cubren las necesidades básicas del gato, son más económico, ya que la materia empleada en su alimentación es de menor calidad. Los premiun, si bien tienen un coste más elevado, son más digestibles, cuentan con mayor palatabilidad y la materia prima utilizada está mejor seleccionada que los denominados estándar.

La calidad de una buena comida para gatos se aprecia tanto a corto como a largo plazo, sobre todo desde el punto de vista de su tolerancia digestiva, calidad del pelaje y mejor estado de salud.

Igualmente existen piensos especiales que cubren las necesidades que el gato precisa en cada momento, por ejemplo, dietas especiales a suministrar en caso de enfermedad del animal, también para gatas en gestación o para animales castrados, etc.

Es obvio que estos productos están mejor indicados que si se le facilita comida para gatos casera, es decir, las típicas sobras o desperdicios desechables. Lo ideal es suministrar a los gatos tanto una comida seca como húmeda o semihúmeda, de esa manera aumentamos su palatabilidad. Cuidaremos de facilitarle siempre el mismo producto, si optamos por cambiarlo, no se hará de forma brusca, es necesario administrárselo progresivamente, mezclado con el proporcionado con anterioridad, de lo contrario puede repercutir negativamente en la salud del minino.

Si el gato precisa dietas especiales, nuestro veterinario nos prescribirá el suministro del preparado industrial más adecuado, se trata de gamas alimenticias de gran ayuda para el tratamiento de afecciones patológicas en el animal.

Requerimientos nutricionales que deben estar presente en la comida para gatos

La alimentación o comida para gatos ha de contener una serie de nutrientes, que son necesarios para mantener una salud óptima, es muy relevante prestar más atención a los nutrientes que a los ingredientes de la dieta. Concretamente el gato va a necesitar, en su dieta diaria, los siguientes nutrientes:

Proteínas

La dieta debe ser alta en proteínas, se pueden encontrar en las carnes, pescados, leches o huevos; una dieta baja en proteínas o que sea de mala calidad, es perjudicial, téngase en cuenta que es un animal carnívoro estricto y algunos aminoácidos que precisa se encuentran en esos ingredientes. En un gato adulto sano los aportes de proteínas deben oscilar entre un 25 a un 40%.

Lípidos

Los lípidos son aportados por las grasas animales (saturados o sólidos) y vegetales (insaturados o líquidos), dotan al gato de energía al mismo tiempo que se incrementa su palatabilidad. Dato importante teniendo en cuenta que se trata de un consumidor muy delicado. El gato adulto precisa entre un 15 a un 45 %.

Carbohidratos o glúcidos

En realidad  los carbohidratos o glúcidos no son partidas primarias, principalmente por el hecho de que la energía la obtienen de las grasas animales. Los hidratos de carbono se encuentran principalmente en los vegetales, se pueden incluir en la dieta del animal, aunque en mucho menor proporción que las anteriores, para mejorar el funcionamiento digestivo, por ejemplo las fibras.

Minerales

Los minerales son los componentes químicos inorgánicos en su dieta, esenciales para que el gato cuente con un esqueleto y dentadura saludable, para la regulación del metabolismo o el perfecto funcionamiento de los músculos.

Vitaminas

Las vitaminas son necesarias para la regulación de los procesos metabólicos e indispensables para el crecimiento. Se clasifican en liposolubles (A, D, E, K) e hidrosolubles (B y C).

Conocer la fisiología digestiva del gato

Es importante tener ciertos conocimientos relacionados con la fisiología del gato desde el punto de vista de su aparato digestivo, de esa manera se comprende mejor la nutrición que requieren estos felinos domésticos y el papel que juega en su salud.

Los gatos son carnívoros estrictos con pocos receptores gustativo, aproximadamente 500, eso hace que no perciben sabores dulces, tampoco mastican, por lo que la duración de la toma alimenticia la realizan en muchas dosis pero en cantidades pequeñas. Las enzimas salivares son escasas, quiere decir que el proceso de predigestión está ausente en estos animales, el minino traga sin prácticamente saborear el alimento. No les gusta los alimentos con mucha acidez, los salados los toleran incluso mejor que otros animales. El sabor amargo lo perciben mediante receptores ubicados en la lengua, son sensibles al sabor amargo.

Las células olfativas son inferiores que en perros, aunque bastante mayores que las presentes en el ser humano, son muy relevantes, ya que seleccionan los alimentos gracias a su olfato.

Su intestino delgado ha evolucionado para una buena digestión tanto de proteínas como de grasas, aunque el almidón presente en los cereales son más difíciles de digerir. La longitud del intestino grueso es corto, pero el tránsito es bastante lento.

El alimento debe está correlacionado con su situación fisiológica, edad, raza, tamaño, etc. Las dosis alimenticias deben ser acordes según las instrucciones facilitadas por el fabricante de comida para gatos, de lo contrario podrá contraer obesidad y otras patologías. Un gato sano adulto precisará de entre 200 a 300 Kcal diarias.

Finalmente destacar que los dos tercios del organismo del gato están formado por agua, es una animal que no soporta más de tres días sin beber, por eso, es imprescindible que tenga siempre a su disposición agua limpia y fresca, la renovación ha de ser diaria así se favorece que el minino acuda más frecuentemente, logrando colmar sus necesidades hídricas, generalmente beben unas 10 veces al día.