Sistema digestivo del gato

Sistema digestivo del gato (color verde)
I, Surachit/CC BY-SA 3.0

El sistema digestivo del gato lo constituyen un grupo de órganos encargados de facilitar la digestión. El proceso digestivo transforma los alimentos en nutrientes para poder ser asimilados por el organismo.

El tubo digestivo es el encargado de realizar ese proceso que comienza en la boca y concluye con la expulsión de desechos a través del ano. Existen un primer proceso mecánico consistente en transformar los alimentos en partículas o porciones cada vez más pequeñas, seguidamente se desarrolla un proceso químico o enzimático con funciones secretoras a través de glándulas, de esa manera los nutrientes pueden ser absorbidos y entrar en la sangre. Finalmente, en el sistema digestivo del gato, la materia no aprovechable es expulsada por el organismo.

Boca del gato

El sistema digestivo del gato comienza con la boca, es grande y se abre o cierra mediante los labios. En su interior, el paladar no dispone de demasiadas cresta, están recortadas y mantienen formas onduladas. La lengua es ancha, bastante fuerte y con abundancia de papilas córneas.

La dentición de adulto se caracterizar por colmillos desarrollados y molares especializados o adaptados como en el resto de carnívoros. La fórmula dentaria del gato adulto es:

2 (I 3/3 C 1/1 P 3/2 M 1/1) que hacen un total de 30 piezas dentarias.

En el primer proceso, el alimento es triturado y masticado gracias a la mandíbula y sus correspondientes movimientos verticales, la saliva ayuda a la ingestión, también actúa como medio de lubricación del esófago.

Esófago

La faringe conecta la boca con el esófago, este es alargado, ancho y dilatable.

Estómago del gato

En el estómago se almacena la comida y hay secreción de jugos gástricos. Controla el volumen de alimento que ha de pasar por el intestino, además poseen enzimas que ayudan a procesar las proteínas. En los gatos su capacidad es de entre 300 a 350 ml de volumen.

El estómago es un órgano muscular elástico. El anillo muscular o esfinger pilórico puede abrirse o cerrarse para el tránsito del jugo gástrico.

En el sistema digestivo del gato, el quimo representa la comida ya transformada para poder desplazarla al intestino delgado.

Intestino delgado

En el gato el intestino delgado mide entre 1 a 1.7 m de largo.

Comienza en el duodeno, las encimas digestivas siguen estando presente en mayor proporción en el quimo, pues también se segregan mediante paredes del duodeno y del páncreas.

El hígado forma la bilis (ácidos biliares), que se acumula en la vesícula y de ser necesario se comunica con el quimo mediante el conducto biliar. Los gatos presentan un hígado bastante considerable.

El páncreas está adherido al duodeno, en él están presente la glándula exocrina (encargada de la elaboración del jugo pancreático) y la glándula endocrina (libera ciertas hormonas como la insulina en la sangre). El páncreas del gato pesa entre 8 y 10 g, y el bazo (mantiene en reserva o destruye glóbulos rojos viejos) al rededor de 5 g.

En definitiva, en el intestino delgado culmina el proceso digestivo, los nutrientes (quilo) están en condiciones de atravesar la pared intestinal y llegar a la sangre.

Intestino grueso

El intestino grueso es corto en los gatos, su medida oscila entre 20 a 40 cm. En su primera parte se ubica el el ciego, el cual presenta forma de curva.

Es el lugar en el que se desplazan los alimentos sin nutrientes, aunque aún hay absorción de agua y fermentación de la fibra. En el colon se producen la formación de ácidos grasos de cadena corta que favorecen el desarrollo de la flora bacteriana.

La materia no aprovechable es almacenada en el recto (también en gatos es corto) para ulteriormente ser eliminada mediante el ano.

Resumen del sistema digestivo del gato

El sistema digestivo del gato conlleva una serie de procesos que se llevan a cabo en el tubo digestivo:

a) Primera etapa de la digestión: almacenamiento, trituración (boca, faringe, esófago y estómago).

b) Segunda etapa: digestión y absorción en el intestino delgado.

c) Tercera etapa: fermentación y evacuación de excrementos, a través del intestino grueso y ano.